Cultura infantil

Ideas para iniciar a los niños en la historia del arte

No es una disciplina no apta para los niños, solo hay que saber cómo afrontarla para despertar en ellos la curiosidad y la motivación por profundizar en ella.

Transmitir curiosidad y motivación por aprender cosas nuevas y por prestar atención a aquello que nos rodea es una de las cosas más difíciles de conseguir con los niños y al mismo tiempo uno de los mejores legados. Hay circunstancias, además, que lo complican un poco más. Por ejemplo, no es lo mismo que tu pasión sea el fútbol que la historia del arte. Y no lo es, entre otras cosas, por la etiqueta que la segunda tiene de “no apta para niños”, cosa que es totalmente incierta. 

Y lo es porque hay numerosas herramientas y actividades que se pueden hacer para iniciar a los niños en esta materia tan bonita, con independencia de las circunstancias de cada uno y de las disciplinas preferidas de los mayores de la casa. Es más, iniciarles a ellos es también una forma de aumentar su conocimiento para los adultos. 

Por ello, te animamos a que dediques tiempo a que tus hijos le cojan “el gusanillo” al arte, y nada mejor que empezar por alguna de estas cinco ideas: 

Talleres infantiles

La pandemia ha suspendido los magníficos talleres infantiles que se imparten en muchos de los museos españoles. El Reina Sofía de Madrid es uno de los mejores ejemplos. Desgraciadamente, no han regresado todavía a la programación de los espacios museísticos, que suficiente tienen con poder sobrevivir a la crisis global que sufren ante la falta de visitantes, pero estamos seguros de que volverán a corto plazo y te recomendamos encarecidamente que lleves en alguna ocasión a tus hijos porque disfrutarán muchísimo. 

Museos virtuales

No hace falta vivir lejos de las sedes físicas de los museos o no poder visitarlos tanto como te gustaría porque en internet, y más desde la cuarentena, han proliferado los tours virtuales. Y son una pasada muchos de ellos. Tienen información detallada de obras y estilos y las imágenes son muy atractivas. No se trata de tener al niño horas delante del ordenador o de la tablet, pero sí de conocer un recurso que puede ser muy útil en un momento dado para enseñarles determinados detalles que de otra forma solo se pueden imaginar.

Actividades apoyadas en el entorno

Tanto fuera de casa como dentro de la misma, aprovechar el entorno cercano y convertir en oportunidad cualquier detalle que ocurra alrededor es una de las formas más efectivas para fomentar la curiosidad en los niños. Retarles a pintar algo que tengan delante, explorar con colores y pintar con las manos, hacer fotografías con su primera cámara digital, construir torres, modelar esculturas con plastilina… Todo es iniciación al arte si se le transmite que lo es, pero por encima de todo, lo más importante es intentar potenciar aquello que les genera interés o les apetece descubrir, no obligarles a ello. No hay nada más contraproducente que esto.

Libros infantiles

Ya reivindicamos en su día lo valiosa que es la literatura infantil para iniciar a los pequeños en la historia del arte en un tema en el que destacamos algunos de nuestros favoritos, y ahora volvemos a insistir en ello porque hay auténticas joyas. Y además en cantidad, como puedes apreciar entrando en el catálogo de cualquier librería, como por ejemplo la madrileña librería Rafael Alberti.

Escuelas de pintura y artes

No son exactamente una herramienta para iniciarles porque suelen ir niños de seis años en adelante que ya han mostrado cierto interés por la pintura, la escultura y demás disciplinas artísticas, pero no dejan de ser edades muy tempranas, en las que todavía están descubriendo su vocación artística. Y desde luego, la proliferación de este tipo de academias y de las artes plásticas como actividad extraescolar es una maravillosa noticia para cultivar el gusto por el arte en los más pequeños.

Continúa leyendo