Desarrollo infantil

¿Impiden las mascarillas que los niños identifiquen las emociones a través de la expresión del rostro?

Las mascarillas se han convertido en una realidad en nuestro día a día y, para los adultos, la comunicación gestual con nuestros semejantes se ha vuelto más rara o fría, pero ¿cómo afectan las mascarillas al aprendizaje de los niños para reconocer las emociones?

mascarillas emociones
Foto Istock

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, la situación sanitaria ha hecho necesario que en los colegios los profesores y alumnos (dependiendo de la edad) tengan que llevar mascarilla. Tras un año y pico de pandemia, los expertos han investigado y analizado cómo repercute la mascarilla en la capacidad de los niños pequeños para reconocer las emociones y el posible impacto en su desarrollo. 

Según un reciente estudio publicado en JAMA Pediatrics realizado por investigadores del Hospital Universitario de Lausana, en Suiza, el uso de mascarillas para controlar la COVID-19 no impide que los niños comprendan las expresiones faciales, aunque sí lo dificulta. En este estudio, sin mascarilla, los niños en edad preescolar de 36 a 72 meses tenían una tasa de emociones correctamente identificadas en imágenes del 11,8% al 13,1%. Sin embargo, se realizaron pruebas utilizando fotografías con mascarillas añadidas digitalmente y se comprobó que los participantes tenían un peor reconocimiento emocional de las imágenes. La primera prueba se hizo a niños en edad preescolar en un teléfono inteligente en casa y la segunda a niños de 7 a 13 años. Por tanto, el objetivo del estudio fue analizar el papel de las máscaras faciales reales en el reconocimiento de la alegría, la ira y la tristeza en los niños en edad preescolar.

Así se hizo el estudio

Los 276 niños que participaron en el estudio tenían entre 36 y 72 meses, fueron colocados delante de un ordenador, junto a un cuidador conocido, y un pediatra capacitado les mostró al azar 90 imágenes de personas para ver si los niños identificaban las emociones. Los datos se recogieron en 9 guarderías públicas. La tasa de respuesta correcta global fue 68,8%: 70,6% sin mascarilla frente a 66,9% con mascarilla. En general, los participantes de este estudio, que habían estado expuestos a máscaras faciales durante casi un año, reconocieron las emociones en las imágenes mejor de lo que se informó en investigaciones anteriores, incluso con mascarilla.

Según esta investigación, el uso de mascarillas no impide a los niños identificar las expresiones faciales, aunque según los porcentajes anteriores, sí lo dificulta. Este hallazgo también se ratifica en otro estudio realizado por psicólogos de la Universidad de Wisconsin-Madison y publicado en la revista 'PLOS ONE' en 2020, los investigadores mostraron a más de 80 niños, de entre 7 y 13 años, fotos de rostros que mostraban tristeza, ira o miedo sin obstrucciones, cubiertos por una máscara quirúrgica o con gafas de sol. Se les pidió a que asignaran una emoción a cada rostro. Los niños acertaron a identificar las emociones correctamente en las caras descubiertas hasta el 66 por ciento de las veces, muy por encima de las probabilidades (alrededor del 17 por ciento) de adivinar una emoción correcta de las seis opciones entre las que tenían que elegir. Con una mascarilla por la calle identificaron correctamente la tristeza alrededor del 28 por ciento de las veces, la ira en el 27 por ciento y el miedo en el 18 por ciento. "No es de extrañar que fuera más difícil con partes de la cara cubiertas. Pero incluso con una mascarilla que cubría la nariz y la boca los niños pudieron identificar estas emociones a un ritmo mejor que el azar", explicó Ashley Ruba, investigadora en Child Emotion Lab de la UW-MadisonRuba, coautora junto a Seth Pollak, profesor de psicología de la UW-Madison.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo