Idiomas

Inmersión lingüística desde casa: cómo mejorar el nivel de inglés

¿Qué os parece aprovechar el tiempo en casa para mejorar el nivel de idioma de vuestros hijos? Con estos consejos y propuestas educativas, los padres haréis que los niños aprendan idiomas desde el sofá de una forma sencilla y divertida.

niño aprendiendo inglés
Fuente: Depositphoto

Tras un mes de confinamiento los padres creen haberlo probado todo ya, desde los juegos tradicionales hasta los más originales, actividades divertidas en familia y ejercicios educativos de todo tipo, incluso se han sacado de la manga un par de trucos para tratar de entretener el tiempo de sus hijos. Pero este fin de semana hemos conocido la noticia de que el confinamiento se alarga de nuevo, así que para evitar más quebraderos de cabeza os traemos una nueva propuesta: ¿por qué no utilizar este tiempo en casa para mejorar el aprendizaje de un idioma con tus hijos?

Esta nueva aventura en familia no necesita que seáis bilingües ni tampoco que tengáis un excelente nivel de idiomas extranjeros. En cuanto a la pronunciación, se puede hacer uso de herramientas informáticas como el diccionario online de Oxford o la aplicación de Babbel para refrescar conocimientos o comprobar la articulación de las palabras.

La experta del departamento de Didáctica de la app de aprendizaje de idiomas Babbel, Sophie Vignoles, establece una serie de prácticos consejos que ayudarán a los padres a que los más pequeños aprendan idiomas desde casa de una forma sencilla y divertida. ¿Queréis saber cuáles son?

Encontrar un hueco apropiado en el día

Para que el niño no se distraiga fácilmente, hay que prestar atención al momento del día que se elige para aprender el idioma. Tenéis que tratar de evitar las horas en las que está ya muy cansado y también cuando tenga energía plena porque entonces aumentarán los focos de distracción.

Es importante que las madres y los padres adapten las sesiones de aprendizaje a la personalidad y al carácter de su hijo y que juntos, encontréis un hueco en el día en el que reúna todas las condiciones idóneas para dejarse llevar al nuevo lenguaje.

Variar las actividades

Canciones, juegos, libros, deporte... Aprender divirtiéndose es la clave para conquistar a los más pequeños. Existen numerosas maneras de hacerle descubrir un idioma a un niño. "Lo importante es la variedad y el dinamismo de las actividades elegidas", recalca Sophie Vignoles. ¿Y cómo conseguirlo? Proponiendo diferentes talleres, ya sean actividades manuales, como juegos de cartas o de mesa o libros interactivos, manualidades... o actividades orales.

Los más pequeños de la casa interiorizan mejor los idiomas a través de la comunicación oral, por ejemplo, con las canciones. El British Council propone, en su página web, una selección de canciones infantiles, tanto para los más pequeños como para alumnos de primaria. Entre las muchas canciones disponibles se encuentran las famosas "Heads, shoulders, knees and toes", para aprender las partes del cuerpo y "If you are happy and you know it clap your hands", centrada en los sentimientos.

El juego de los post-it

Otra muy buena idea para favorecer la inmersión lingüística de los peques además de con las canciones es con el juego de los post-it. Consiste en pegar un post-it en cada uno de los elementos de nuestro alrededor, escribiendo el nombre del objeto en él. Tu hijo ampliará su vocabulario a través del espacio que le rodea porque memorizará el término cuando pase delante del objeto. Sophie Vignoles asegura que "los niños utilizarán de esta manera el movimiento, las referencias visuales y la memoria espacial para recordar el nombre de los objetos".

El aprendizaje está en lo simple

"El objetivo de estas sesiones de aprendizaje no es entenderlo todo, sino poder aprender algo nuevo sin que sea demasiado difícil o frustrante". Con esta frase, Vignoles quiere decirnos que es importante que nos centremos en cosas simples. Por ejemplo aprender y repasar los  colores y los números, sin dejar nunca de lado la diversión.

Una muy buena forma de aprender riendo es ver dibujos animados o un vídeo en inglés para familiarizarse con la pronunciación. La serie 'Pepa Pig' es ideal para que adultos y niños aprendan inglés y los capítulos se pueden visualizar de manera gratuita en YouTube.

Recuerda que es muy importante que acompañes a tu hijo durante esta actividad para explicarle cosas, repetírselas o analizarlas junto a él. Dicen los expertos que dejar a un niño solo delante de una película o un dibujo animado en un idioma extranjero no sirve de nada.

La inmersión lingüística en el día a día

¿Cómo pedir una chuche en una tienda o una pizza en un restaurante? ¿Cómo indicar a alguien el camino hasta la playa? ¿Cómo presentarse? Participar en un juego de roles es un buen método para aprender de manera lúdica. Bastan dos personas y mucha imaginación para reconstruir diferentes situaciones de inmersión, igual que si estuvieseis en el extranjero. ¡Seguro que las risas no faltan!

Para ir un poco más lejos en esto de la inmersión podéis leer cada noche un cuento en inglés o jugar a las cartas en un idioma extranjero. ¿Y por qué no empezar una competición desenfrenada para repasar el abecedario en inglés o jugar una partida al Memorama en inglés para memorizar nuevo vocabulario más fácilmente? ¡El que gane elige el postre!

Hacer suyas las fiestas y tradiciones locales

Aprender una lengua significa también descubrir su cultura. Hoy día, Halloween se celebra en muchos países hispanos, pero poca gente conoce el origen de esta celebración. Explicárselo a tus hijos puede ser una actividad interesante. ¿Y por qué no hacer lo mismo con otras fechas señaladas y celebrar la fiesta nacional o las tradiciones de otro país? Por ejemplo, Saint Patrick, el 4 de julio, Thanksgiving o incluso la fiesta india de Holi... "Supondrá la oportunidad de abrir una ventana sobre el mundo y despertar la curiosidad de sus hijos", asegura la especialista de Babbel.

Cocinar en el idioma de Shakespeare

Entre las actividades manuales que permiten aprender de manera divertida destaca la cocina. Los padres pueden, por ejemplo, emplear vocabulario relacionado con la comida, pero también recurrir a la memoria cinética de su hijo, pidiéndole que traiga un tenedor, sal, rompa los huevos, ponga la mesa...  Preparar un plato o un postre típico de otro país puede ser también una excelente manera de aprender más sobre su cultura.

Invertir los papeles

A los niños les encanta adoptar el papel de sus padres. Fiona Hobday, profesora de lenguas modernas en la escuela de Wellington (Somerset), quien asegura que "intercambiar papeles permite mejorar el desarrollo de las competencias lingüísticas".  ¿Y cómo conseguirlo? Pues pidiendo a los niños que corrijan la pronunciación de los padres, jugando a los profes o animarles a que enseñen a los padres las palabras que conocen o cuenten una historia.

Constancia

Para aprender un idioma es muy importante la constancia. Esto no significa que haya que dedicarle una hora o más cada día a aprender un idioma para que no se nos olvide. La experta en didáctica apunta que las sesiones breves, de entre diez y treinta minutos según la edad, pueden ser muy efectivas si se realizan con regularidad.

Foto Carla

Carla SMG

Soy periodista y algún día también seré escritora. Me gusta jugar con las palabras para crear mundos y derribar muros, para contar historias, informar, concienciar, emocionar e inspirar. Vivo de atardeceres líquidos, escapadas al monte y recuerdos en hojas de papel.

Continúa leyendo