Juegos infantiles

Juegos fáciles con pompones

Si hay un material que debes tener en casa siempre son pompones. Y es que son tan divertidas que no podrás perderte estos juegos fáciles y sencillos con tus hijos.

Los pompones son esas pequeñas, suaves y coloridas bolitas son un gran recurso para crear juegos y actividades para los niños y niñas. Así que no dudes en hacerte con una buena colección de pompones, porque os he preparado una selección de ideas para crear juegos fáciles con pompones.

Los mejores juegos con pompones
Foto: Istock

Resultan muy llamativos para los niños. Los colores, la textura y su ligereza. Se pueden preparar todo tipo de actividades con este simple material. Ayudan a aprender y diferenciar los colores, los tamaños, a contar, a aprender vocabulario y hasta pasárselo genial lanzándolos.

Juegos con pompones para niños de todas las edades

El juego con pompones engloba muchos beneficios a nivel psicomotriz, del movimiento de pinza o la coordinación mano-ojo­. Por lo que cualquiera propuesta de juego o actividad con ellos engloba tanta diversión, como aprendizaje.

Hay pompones de diferentes tonalidades y tamaños. Si tu hijo o hija aún es pequeño decántate por lo pompones de mayor tamaño. En cualquier caso, no dejes nunca de supervisar la actividad.

También tienes que saber que los pompones se pueden mojar y congelar. Sí. Y no se estropean. Ahora sí, aquí tienes estas ideas de juegos con pompones.

Trasvase de pompones

Prepara dos recipientes. Llena con un poco de agua uno y añádele una buena colección de pompones. Con la ayuda de unos cucharones, colador o pinzas, según las habilidades de tu peque, podrá trasvasarlos al otro recipiente. Sencillo, barato y divertido.

Pompones a la botella

Reutiliza alguna botella de agua vacía. Asegúrate de que tenga estabilidad. Así que mejor de base ancha y no muy alta. Así no se estará cayendo constantemente. Los más chiquitines disfrutarán muchísimo llenando la botella de pompones.

Pompones congelados

Coloca uno o dos pompones, según el tamaño de los mismos, en cada hueco de una bandeja para hacer cubitos de hielo. Rellena con agua y congela. Luego sácalas, pon tus cubitos de pompones en un recipiente con cuencos, cucharas, pipetas, agua templada para ayudar a descongelar, embudos, … Un juego libre sensorial para entretenerse durante un buen rato sin importar la edad.

Pompones por color

Usa una bandeja de horno de magdalenas para poder clasificar los pompones por colores. Coloca en el fonde de cada hueco una pegatina o un trozo de papel con los diferentes colores de los pompones. Una sencilla clasificación que puede dar lugar después a preguntas del tipo: “¿De qué color hay más pompones? ¿Hay más pompones rojos o azules?”. Observación, clasificación y conteo así de simple.

Circuito de pompones

Pompones
Foto: Istock

Esta puede ser que se convierta, fácilmente, en uno de los juegos favoritos de tu hijo o hija. En casa siempre ha sido un éxito. Solo necesitas una buena colección de rollos de papel, cinta de pintor y, por supuesto, muchos pompones. Pega los rollos a la pared con la cinta de pintor. Procura crear un circuito con los rollos para que conecten entre sí y puedan caer los pompones a través de ellos. La emoción de ver caer los pompones, la relación causa-efecto y mucha diversión.

Baño con pompones

Un día complicado o una mala tarde se puede solucionar fácilmente con un baño con pompones. Llena la bañera y llénala de pompones. Puedes hacerlas multicolor o bien por color. Imagina una bañera con pompones azules y agua teñida de azul con colorante alimentario. Lo que se te ocurra.

Estrujará los pompones, los cogerá por puñados, los clasificará, jugará sin cesar. Un gran recurso para relajar a los peques.

Pintar con pompones

No podía faltar una propuesta artística en esta selección de juegos con pompones para niños. Pon un poco de pintura en algunos recipientes y deja que tu peque empape los pompones en la pintura. Luego podrá estamparlos en el papel o emborronar con ellos. Lo que más le apetezca.

Si no se siente cómodo cogiendo los pompones por la pintura, puedes sujetarlos con pinzas de la ropa. Así no se manchará y podrá pintar de esta manera tan divertida.

Soplando pompones

Risas aseguradas. Haced carretas a ver quién sopla su pompón más lejos. Poneros sobre una mesa o en el suelo. Fijad una meta y a soplar. También preparar circuitos con ayuda de bloques de construcción o soplar con pajitas. Mucha diversión, pero también estaremos favoreciendo la motricidad orofacial ayudando al lenguaje.

Puedes usar bandejas o platos con compartimentos para clasificar los pompones, cajas de zapatos con agujeros para que los introduzcan o pequeños botes de especias para que los rellenen. Botellas, recipientes, pinzas, cucharas, y todo lo que se ocurra servirá. Echa un vistazo por casa y piensa ideas para plantearle a tu peque juegos y actividades con pompones.

Mónica Palacios

Mónica Palacios

Aprendiendo a ser madre, mientras comparto todo lo que aprendo Cuando me dijeron esa típica frase de “Cuando seas madre, tu vida cambiará”, no imaginaba cuánto. Mi hija llegó para cambiarlo todo y hacerme ver que solo quería ser la mejor versión de mí misma para ser la madre que ella necesitaba. La conciliación laboral fue imposible, y pronto supe que no volvería a mi anterior trabajo de profesora de alemán. Comencé a leer y formarme, y sentir la necesidad de compartir todo lo experimentado y sentido con otras madres. Así comenzó Los Cuentos de Mamá, como una voz más de una madre que admite sus errores, aprende, llora y ríe en la tarea más difícil que asumimos al ser madres y padres: la crianza. Los Cuentos de Mamá ha ido creciendo hasta convertirse en una gran comunidad, tanto en las redes sociales, como en el blog. Una comunidad que se nutre de las ideas y propuestas que comparto sobre juego independiente, crianza, libros, manualidades y actividades sencillas con las que seguir fomentando el asombro, la imaginación, la creatividad, la diversión y el aprendizaje de nuestros hijos.

Continúa leyendo