Rabieta

La aplicación que ayuda a los padres a manejar las rabietas de los niños

Se llama Tantrum Tool y ha sido desarrollada por un grupo de expertos de la Universidad de Yale. Uno de ellos nos cuenta cómo puede reducir la irritabilidad y los berrinches de los más pequeños así como qué tienen que tener en cuenta los padres y madres.

niño en medio de una rabieta
Fuente: iStock

Patalear cuando le quitas su juguete favorito, llorar en el parque porque es la hora de irse a casa, que no quiera puré de comer e intente tirar el plato al suelo... La mayoría de los berrinches de temperamento en los niños pequeños son habituales y forman parte del comportamiento normal a estas edades. Sin embargo, a veces, la dificultad para controlar la emoción puede generar una pequeña crisis nerviosa que haga que el niño o niña sufra más de la cuenta.

Por eso, como madres y padres, tenemos que aprender a manejar las temidas rabietas de la mejor forma posible para suavizar el impacto que puede tener el temperamento de nuestros pequeños.

Un estudio de un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Arkansas publicado este verano en la National Institutes of Health (NIH), descubrió que las rabietas son más que normales, y es que el 90% de los niños que participaron en la investigación respondía con lloros, gritos y pataletas.

¿Por qué son tan comunes? Los investigadores señalan que cuando la amígdala cerebral, encargada de procesar las emociones, detecta una amenaza, responde automáticamente el hipotálamo, que es la parte del cerebro que controla las reacciones involuntarias. Esa respuesta es la explosión de rabia que conocemos como berrinche o rabieta.

Ahora bien, lo que nos interesa saber es cómo podemos consolar o tratar a las niñas y niños en medio de esas explosiones de rabia ante las cuáles, solemos responder cargados de paciencia y con una confianza plena en el “ya se les pasará”.

Tantrum Tool, la app que controla las rabietas

Investigadores de la Universidad de Yale, han publicado los resultados de un primer estudio sobre las rabietas que viene acompañado de un programa virtual que limita los berrinches y reduce la irritabilidad general de los niños pequeños.

Esta aplicación tan útil recibe el nombre de Tantrum Tool y ha sido creada, entre otros, por Denis Sukhodolsky, profesor asociado del Centro de Estudio Infantil de Yale (CSC), quién señala que “existen herramientas que pueden ayudar a los padres a manejar las rabietas de sus hijos, independientemente de que los arrebatos sean o no a nivel de un problema clínico”.

En el estudio participaron doce familias con hijos de tres a nueve años que habían sido diagnosticados con trastornos del estado de ánimo o que sufrían frecuentes arrebatos de ira e irritabilidad. “Las doce familias que participaron en el estudio comentaron que vieron una caída significativa en los arrebatos y berrinches de sus hijos y notaron cómo mantuvieron más la calma frente a los sentimientos de frustración”, asegura el profesor Sukhodolsky.

La app contiene una sucesión de vídeos cortos animados que ilustran los desencadenantes clave que conducen a los berrinches y las distintas formas de regularlos. Por ejemplo, un niño gritando porque no quiere irse a la cama o la rabieta de una niña en el supermercado que tira la comida porque sus padres no quieren comprarle chuches.

“Cuando piensas en un berrinche, tienes que dividirlo en las distintas cosas específicas que se espera que haga el niño, de esta forma, los padres ya pueden tener un plan que anticipe con rapidez la solución”, explica Denis Sukhodolsky.

Tomad nota mamá y papá porque, según el experto, los padres y madres tienen que ser capaces de mantener la calma, mostrar empatía, no tomárselo como algo personal, tener claros los límites y poner nombre a esas emociones descontroladas. Estas son ideas clave para manejar esas situaciones, pero no os preocupéis porque todo esto lo explican los profesionales mediante los vídeos de la app.

Encontramos también escenas que muestran a niñas y niños que hacen bien las cosas, como cuando cuelgan su abrigo, guardan sus zapatos o se lavan las manos. Aquí es importante que “los padres tengan en cuenta cada una de estas tareas por separado, y alabar al niño por cada tarea completada” dice Sukhodolsky y agrega que cada pocas horas, los pequeños necesitan de cinco a diez minutos de atención positiva. “Esto es algo que hay que planearlo al igual que preparamos el desayuno por la mañana, porque todo esto también influye en sus otros comportamientos rabiosos” alerta.

Según los profesionales, las rabietas mejoran a medida que se van haciendo más mayores y conscientes. Y también, al ritmo que los padres aprenden herramientas para ayudar a que el niño recupere ese ansiado estado de calma. “Ignora los pequeños malos actos que hagan en un momento dado, pero nunca ignores al niño”, aconseja el profesor.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo