Desde pequeños

La importancia de educar a tus hijos para que no sean machistas

2 minutos

Los chicos y chicas de entre 14 y 18 años consideran que el chico tiene que tener un papel protector y que las chicas deben complacer a sus novios para sentirse realizadas. ¿Qué tenemos los padres que ver con esto?, ¿es determinante la educación que le damos a nuestros hijos?

El machismo empieza en casa

En los primeros años de vida y con la familia como referencia es donde empieza todo. Hechos como que las tareas del hogar son misión de la madre, mientras que los demás miembros de la familia ayudan, influyen en el futuro de los niños: de mayores, las mujeres se sienten muy limitadas para desempeñar profesiones que consideran más masculinas, como policía; y los hombres, por su parte, rechazan carreras como magisterio o peluquería, ya que las ven como más “afeminadas”.

Estas son las conclusiones a las que ha llegado un estudio realizado por la Federación de Mujeres Progresistas. El informe 'Igualmente: prevención de la violencia de género en jóvenes inmigrantes', revela que más del 80% de los jóvenes creen que el chico es el que tiene la misión de proteger a la chica y cerca del 60% considera que es normal que se den celos en una relación de pareja. Es más, más de un 60% de los encuestados creen que la mujer se realiza cuando tiene novio.

Para educar en igualdad hay que dar ejemplo

Por eso es importante educar a nuestros hijos en la igualdad, pero siempre desde el ejemplo, ya que el estudio revela que en las familias todavía se siguen produciendo estereotipos degénero tradicional: a los niños se les educa para ser valientes y agresivos y a las niñas para que sean tiernas y comprensivas.

Así, durante los tres primeros años se estimula más físicamente a los niños que a las niñas, mientras que a las niñas se les acaricia y se les habla más.

 

¿Menos expectativas hacia las niñas?

SEGURO QUE TE INTERESA...

Además, las expectativas de éxito por parte de las familias son más altas hacia los niños, por lo que las niñas, desde muy pequeñas, manifiestan un nivel de aspiraciones más bajo que sus compañeros y consideran al padre con mayor autoridad en la familia, aunque la madre también trabaje fuera.

Para las realizadoras del estudio, estas confesiones son especialmente preocupantes ya que, cuando las niñas que tienen esta mentalidad crezcan, tienen más riesgo de sufrir manifestaciones violentas de su pareja,por considerarlo natural.

 

 

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS