Educación

La importancia de enseñar a los niños a pensar

2 minutos

Todos nacemos con la habilidad de pensar, de hecho todos comparamos y elegimos, tomamos decisiones, etc. Pero esto no significa que lo estemos haciendo bien, ya que muchas veces nos dejamos llevar por nuestros impulsos, tomando decisiones erróneas.

También te puede interesar: Cambios a los dos años: el pensamiento se vuelve abstracto

Parece obvio que todos nacemos con la habilidad de pensar, pero en realidad las habilidades de pensamiento se aprenden. Por eso, desde el colegio Joyfe insisten en integrar las herramientas adecuadas para que los alumnos puedan desarrollar sus capacidades de “buenos pensadores” que les permitan alcanzar sus metas tanto en su vida privada como en su vida profesional, a través del análisis de los hechos y sus consecuencias. Y eso puede hacerse desde que los niños son pequeños, con herramientas adecuadas a todas las etapas, independientemente de las edades, ya que es posible adaptar los contenidos a desarrollar y el vocabulario.

Los 3 principios fundamentales 

  1. Cuanto más explícita es la enseñanza del pensamiento, más efectiva resulta.
  2. Cuanto mayor es la atmósfera de reflexión en la clase, más alumnos valorarán la capacidad de pensar.
  3. Cuanto más integrada está la enseñanza del pensamiento en la transmisión de los contenidos, más piensan los alumnos sobre lo que están aprendiendo.

 

pensamiento

Herramientas del pensamiento con las que hay que trabajar 

Las rutinas de pensamiento: Se trata de un modelo o patrón sencillo de razonamiento que ayuda a los alumnos a aprender a pensar.

  • Las rutinas de pensamiento son estrategias breves y fáciles de aprender que orientan el pensamiento de los estudiantes y dan estructura a las discusiones de aula.
  • Si se practican con frecuencia y flexibilidad, acaban convirtiéndose en el modo natural de pensar y operar con los contenidos curriculares dentro del aula. 
  •  Se trata de sencillos protocolos, pequeñas secuencias de tres o cuatro preguntas o pasos, que sirven para explorar ideas relacionadas con algún tema importante.

Las destrezas del pensamiento: Realizar un pensamiento de manera cuidadosa, con habilidad.

La diferencia entre rutinas y destrezas, es que las rutinas son patrones sencillos de pensamiento que deben ser utilizados de forma repetitiva convirtiéndose en parte de la asignatura, y las destrezas son más elaboradas y necesitan de esquemas o apoyos gráficos para ver cuál es el pensamiento.

Hay muchos tipos de rutinas, pero lo importante es que sean comunes entre todos los profesores y que se repitan continuamente. Son fáciles de enseñar y de aprender y se usan de forma individual o en grupo.

Un ejemplo de rutina, explican desde el Colegio Joyfe, es: Veo-Pienso-Me pregunto. Presentamos una imagen y el alumno debe preguntarse:

  • ¿Qué veo?
  • ¿Qué pienso?
  • ¿Qué pregunta me surge?

En este caso la rutina se trabaja de forma individual para luego compartir con el resto de la clase sus observaciones. Se utiliza una imagen que sirva para presentar un nuevo tema. Con esta rutina les enseñamos a observar y a interpretar.

 

Etiquetas: desarrollo intelectual, educación, educación alternativa, educación infantil, educación primaria

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS