Vídeo de la semana

¿Cómo poner límites?

La técnica de la PERA para poner límites sanos a tus hijos

¿Pensabas que la técnica de la PERA tiene algo que ver con esa fruta? Pues estás muy confundido: esta técnica, perfecta para poner límites a los niños, tiene que ver mucho con el Método Montessori.

limites
Fuente: Depositphoto

Todos los padres se esfuerzan por dar a sus hijos una educación buena, en la que no falte de nada y conseguir, de esa manera, que crezcan emocionalmente sanos y fuertes. Pero, como ya te hemos explicado en diferentes ocasiones, conseguirlo no está a golpe de dedo: lleva implícito mucho trabajo por parte de la familia.

Y es que, dentro del mundo de la educación y dentro de ese objetivo que todos los padres quieren conseguir, existen diferentes variables que preocupan en mayor medida: ¿cómo actuaré ante una rabieta? ¿Qué haré si mi hijo no para de pedir X cosa y no puedo comprarla? ¿Cómo le enseñaré que tiene que compartir? ¿Y que tiene que dormir solo en su habitación?

Y aquí la mayor de todas: ¿cómo evito ser un padre/madre demasiado permisivo o demasiado controlador? Aquí, amigos, tenemos que atender a los límites, una de las máximas de la educación. Sí, los límites son necesarios para criar a niños mentalmente sanos y fuertes. Los límites son necesarios y nosotros, los padres, tenemos que actuar como una figura de autoridad para ellos. Eso sí, no como alguien ante quien se acobarden.

Y, ¿cómo conseguimos eso? Existen muchos métodos que pueden ayudarnos y uno de ellos es el método de María Montessori. Para ella, los límites son necesarios pero, para ponerlos correctamente, es necesario guiar al niño, fijarnos en sus circunstancias y cerciorarnos de que tienen un fin educativo y no represivo. Es decir, que ayuden a educar y evolucionar, que no impidan el desarrollo y la libertad del menor.

La técnica de la PERA

Y para ayudar en esta tarea de poner límites a los niños, Marta Prada, autora del libro ‘Educar en la felicidad’ y guía Montessori, habla de PERA, una técnica basada en las enseñanzas de María Montessori y que todos los padres podemos recordar cuando estemos inmersos en ese deber de la educación infantil. Lejos de tener algo que ver con la fruta del mismo nombre, se trata de una técnica que cuenta las cosas que debemos evitar a la hora de establecer límites sanos. Las letras corresponden a las siglas de:

  • Prohibiciones constantes: es decir, tendremos que evitar poner límites negativos y sustituirlos por positivos. Por ejemplo, en vez de decir “no cojas eso”, podemos decir: “¿qué te parece si mejor juegas con esto otro?” o “si coges eso puedes hacerte daño”.
  • Etiquetas: Alberto Soler habla en su último libro del peligro de etiquetar a los niños. Y es que, si le tachamos de mentiroso o de travieso, comenzará a actuar en base a esa etiqueta y nosotros comenzaremos a tratarle, igualmente, en base a ella.
  • Resentimiento: es mejor poner límites en un momento en el que no estemos enfadados con nuestros hijos. Puede ser que nos altere si ha hecho una trastada pero, tal y como asegura Marta Prada, ese no es el mejor momento para ponerle ningún límite.
  • Amenazas/castigos: estas palabras están completamente prohibidas a la hora de poner límites. Y es que, pueden resultarnos de ayuda a corto plazo, pero a largo plazo no es nada beneficioso para su desarrollo. Crecerá con miedos e inseguro de sí mismo.
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo