Memorización

La técnica del Palacio de la Memoria para mejorar la memorización de los niños

Aunque los niños tengan una excelente memoria, desgraciadamente con la edad se va perdiendo. Por eso es importante potenciarla, y una de las formas es aplicando técnicas como esta. Mira cómo poner en práctica el Palacio de la Memoria y ayúdales a memorizar algunos conceptos de una manera más sencilla.

Muchas veces, los más pequeños suelen sorprendernos con su capacidad innata para recordar hasta los detalles más insignificantes de una situación que pasó hace mucho tiempo o de aquello que dijimos en un momento dado y que tampoco tenía tanta “importancia” como pensábamos. Y eso es porque, en la mayoría de los niños, la habilidad para almacenar datos es muy grande.  

Sin embargo, con la edad, esta capacidad se va disminuyendo y por esta razón, no está de más que la potenciemos. Un ejemplo para ello, es aprendiendo a utilizar esta técnica que puede ser muy útil tanto para los peques, como para los adultos

La técnica del Palacio de la Memoria

El Palacio de la Memoria es un método de memorización que se basa en aprovechar los mecanismos que ya tiene de por sí el ser humano para visualizar y después asociar. Es decir, consiste en vincular aquello que se quiere recordar con objetos que ya se conocen de antes y a la perfección. 

Se llama de esta forma porque se trata de que la persona se imagine una especie de palacio que está dividido en varias habitaciones. A su vez, cada una de estas estancias debe tener elementos que se relacionarán con aquellos datos que se quieren memorizar. Es aconsejable hacerlo con edificios que existan en la realidad, como algunos que se hayan visitado o con la propia casa familiar

Podemos poner una prueba muy ilustrativa de uso del Palacio de la Memoria, basta con pensar en el edificio. Si hemos elegido nuestra casa, vas a ver lo fácil que le resulta aprenderse al niño cinco continentes

Dile que piense en la entrada de casa y que se imagine a la Estatua de la Libertad al lado de la puerta, será América; en su habitación puede estar la Torre Eiffel, que será Europa; en el sofá del salón, hay un león representando a África; al lado de la nevera de la cocina hay un dragón chino, lo asociará a Asia, y, para acabar, en el baño hay un canguro, que es Oceanía. ¡Casi sin darse cuenta habrá retenido estos datos muy fácilmente

Recomendaciones para poner el método en práctica

Esta técnica favorece que los niños recuerden de mejor forma lo que estudian, lo que leen o incluso, lo que ven. Para conseguir que la utilicen y lo hagan de la manera más adecuada, sigue estos consejos

  • Debe pensar en lugares ya conocidos. Cuanto más familiar sea el lugar, mejor, ya de por sí será más fácil memorizar el propio espacio.
  • Para evitar confusiones es mejor asociar conceptos a diferentes elementos. Si un objeto se encuentra repetido en varias habitaciones (por ejemplo, una televisión) es mejor no utilizarlo. Lo ideal es pensar en objetos se asocien solo a un espacio.
  • Ya que estamos imaginando, lo más aconsejable es crear o elegir un espacio de fácil recorrido que nos sirva para almacenar otros datos más importantes.
  • Añade a cada habitación varios elementos, así se podrán asociar varios conceptos.  
También te puede interesar:

Continúa leyendo