Método educativo

La técnica del Rinoceronte Naranja: cómo evitar gritar a tus hijos

Una madre de EEUU compartió este método en su blog para que otros padres reforzaran su autocontrol e impedir así dar gritos a sus hijos, algo que no ayuda para nada en su educación.

Una buena dosis de paciencia. Es lo que necesitamos si vemos que nuestros hijos no se comportan de la mejor manera. Sin embargo, a veces, mantener la calma cuando tratamos de educar a los pequeños y hacerles ver qué están haciendo mal es imposible. No podemos evitarlo: los niños nos agotan y acabamos gritándoles. Tras la discusión, nos sentimos mal y caemos en la cuenta de que quizás chillar no haya sido la mejor forma de darles una lección pero, ¿qué podemos hacer para que estos pequeños traviesos no nos saquen de nuestras casillas?

Ante la pregunta, una madre estadounidense que ha preferido mantenerse en el anonimato para preservar su intimidad y la de sus hijos, dio con la respuesta: acudir a la técnica del Rinoceronte Naranja, ¿no la conoces? Esta mujer creó el blog ‘The Orange Rhino Challenge’ a través del cual compartió este método y su propia experiencia con el fin de ayudar a reforzar el autocontrol de otros papás ante situaciones conflictivas con sus hijos. Tal y como se prevé en el título del blog, este proponía un reto nada fácil para muchos: dejar de gritar a los niños durante los 365 días que componen un año, ¿es eso posible? Bueno, si sigues los consejos de esta mamá, es probable que lo consigas.

  • Mantén la calma. Para ello, son muchas las alternativas: contar hasta 100 antes de decir algo de lo que te arrepientas, respirar profundamente, identificar qué actitudes y situaciones son las que te alteran para poder prevenirlas o alejarte para gritar en otro sitio donde no se encuentren los pequeños y así desahogarte.
  • Sé consciente de que solo son niños. A veces, repetirte esta idea puede resultarte útil para impedir colocarte a su nivel durante las reprimendas. De esta forma, recordarás diferenciar el grado de madurez que tiene cada una de las partes y actuarás de acuerdo al comportamiento propio de un adulto.
  • Rodéate del color naranja. La creadora de esta técnica se decantó por el color naranja por ser cálido y sereno, dos cualidades que deben tener siempre en mente los padres para armarse de paciencia con sus hijos. Ver este color en tu día a día, influirá en el hecho de querer cumplir con el reto. Para ello, este método recomienda desde pintarse las uñas de naranja hasta vestir a los niños, servir alimentos y comprar servilletas u otros productos que se utilicen rutinariamente de este color. Te pueden llamar loca, pero si eso te ayuda a mantener tu autocontrol, ¡adelante!
  • Emplea otras opciones más divertidas. A priori te pueden causar risa pero, según la mamá norteamericana, llevar a la práctica estas alternativas te pueden dar muy buen resultado. Por ejemplo, correr por la casa no es una mala idea. Liberarás endorfinas que aumentarán la adrenalina y, como consecuencia, disminuirán la ira y la rabia que puedas sentir en ese momento. Otros consejos, entre otros muchos, son empezar a decir tonterías (para que los niños se rían y dejen de pelearse entre ellos), golpear los brazos contra el pecho como si fueras un gorila, bailar, cantar, hablar con voz de robot o comer algún alimento duro y crujiente con el objetivo de eliminar estrés. ¿Te parece raro? Según la autora de este método funciona...

En definitiva, la técnica del Rinoceronte Naranja puede resultarte muy efectiva para gestionar tu enfado y aprender a manejar tu autocontrol sin necesidad de recurrir a gritos que son, al fin y al cabo, inútiles para la educación de tus hijos.

También te puede interesar:

Continúa leyendo