Desarrollo del niño

Los beneficios de que un niño crezca al lado de una mascota

Si creciste con la compañía de un gato o un perro en casa posiblemente tengas muy buenos recuerdos. Y es que pasar el día a día con la compañía de una mascota es sumamente beneficioso para los más pequeños de la casa.

Es tremendamente común escuchar que un perro es el mejor amigo de un hombre, pero de acuerdo a los resultados obtenidos por una amplia variedad de estudios, quizá sería mucho más preciso decir que un perro es el mejor amigo de un niño. Así, si te estás planteando la posibilidad de adoptar uno, es probable que sea una buena idea considerar el increíble y sorprendente impacto que éste tendrá en sus vidas. Y no solo un perro: también los gatos -y otros animales domésticos- pueden ser ideales.

Y es que de acuerdo a la opinión de muchos expertos, las mascotas juegan un papel importante en la vida de muchos niños. Podríamos mencionar como ejemplo la opinión de la psicóloga Elizabeth Anderson, quien en su libro The Powerful Bond Between People and Pets escribió: “Nada menos que la alquimia está involucrada cuando los animales y los niños se juntan; y la magia resultante tiene propiedades curativas que funcionan tremendamente bien”.

Pero, ¿es cierto que las mascotas se encuentran directamente vinculadas al bienestar psicológico de los más peques de la casa? Según una revisión de 22 estudios publicada en el año 2017 acerca del impacto que los animales de compañía o domésticos tienen en el desarrollo infantil, sí. Si bien es cierto que los hallazgos son mixtos, los investigadores fueron claros en sus conclusiones: crecer con mascotas está directamente relacionado con un mejor desarrollo cognitivo, unas mejores habilidades sociales y una mayor autoestima.

Estos beneficios son aún mayores en niños que sufren lesiones y abusos tanto emocionales como físicos, quienes no tienen voz y, a menudo, están paralizados emocional y físicamente, incapaces de expresarse. Pero mientras se sientan al lado de un gato o un perro, o sobre un caballo grande y poderoso, aprenden a confiar poco a poco en los demás una vez más, a relajarse y a amarlos incondicionalmente.

¿Qué beneficios brinda tener una mascota en una casa con niños?

Ofrecen amor incondicional y calma

Los animales no son críticos, y especialmente para niños solitarios, con angustia emocional o que tienen cierta rivalidad entre hermanos, les brinda a alguien con quien poder hablar en calma y en soledad.

Una mascota puede consolar, escuchar los problemas que puede tener un niño y brindarle apoyo, sin juicio ni ningún tipo de consecuencia. 

Es evidente que, también, mientras el niño se sienta al lado del perro o del gato para acariciarle, con cada caricia el pequeño consigue relajarse y calmarse. Y esto es aún más beneficioso para los niños más inquietos y nerviosos.

Pueden enseñar empatía

Cuidar de una mascota que depende tanto de nosotros enseña empatía. De esta forma, el niño aprende a leer -y a descubrir- cuáles son las necesidades de la mascota: ¿tiene hambre? ¿necesita salir a la calle? ¿quiere caricias?. Quizá la mascota tenga miedo del viento, la nieve o el viento, y necesita ser consolada cuando está intranquila.

Además, la empatía se convierte en la única habilidad que puede enseñarse, y se caracteriza por ser una habilidad que los acosadores a menudo carecen.

Pueden ayudar a socializar a los niños (y a aumentar sus habilidades verbales)

Especialmente si tienes mascotas en casa, posiblemente ya hayas visto cómo incluso los niños más pequeños, que todavía están aprendiendo a hablar, intentar charlar con sus mascotas.

De esta forma, las mascotas no solo ofrecen apoyo emocional y social, sino también habilidades cognitivas para los niños. De hecho, la simple presencia de una mascota en casa proporciona estímulo verbal, y ayuda al pequeño a hablar y a socializarse con otro ser vivo.

Pueden ser tremendamente terapéuticos para los niños

Muchos estudios han demostrado muchas de las cualidades y beneficios que ofrece tener una mascota en casa.

Por ejemplo, pueden reducir el estrés y la ansiedad, acelerar el tiempo de recuperación, disminuir y rebajar la presión arterial elevada… En el caso de niños con autismo sus beneficios son aún más interesantes si cabe, ya que pueden relacionarse con ellos de inmediato al sentir que los animales son incondicionales tanto en su amor como en su afecto. 

Pueden enseñar responsabilidad y confianza

Los niños pueden ganar en autoconfianza cuando tienen la responsabilidad de cuidar a una mascota. Por ejemplo, los niños más pequeños (de hasta 3 años de edad), pueden llevar a cabo tareas simples relacionadas con ella, como por ejemplo llenar los cuencos o tazones de comida, o el tazón del agua.

Así, a medida que el pequeño crece, puede prepararse y pasear a la mascota (en caso de que, por ejemplo, se trate de un perro).

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo