Curiosidades

Los genios también fueron niños

¿Los genios nacen o se hacen? ¿Son niños con infancias difíciles? ¿Marca su niñez el éxito de su carrera? La escritora Denise Despeyroux en su libro Infancias hace un recorrido por la edad más temprana de algunos grandes genios y reflexiona sobre cómo ha influido en su carrera.

Las fotos de los grandes genios de pequeños

Sabemos lo importante que es la infancia en el desarrollo de las personas. El niño que fuimos marca al adulto que seremos. Sin embargo, cuando hablamos de grandes genios, ¿hasta qué punto es cierta esta afirmación? Dalí, Frida Kahlo, Freud, Picasso… Todos fueron niños antes que genios. Descubre cómo eran de pequeños y cómo influyó su niñez en sus obras.

Curiosidades de la infancia de los grandes genios

Dalí era un niño caprichoso y su carácter desde pequeño presagiaba sus rasgos excéntricos y antojadizos como artista. A Pablo Picasso se le daban mal las matemáticas, para él los números eran formas y no conceptos, desde su más tierna infancia tuvo claro que lo suyo sería pintar. Sin embargo, la actriz Nuria Espert asegura que no le gustaban las clases de teatro, que fue el tesón de sus padres el que forjó su destino. Eso sí, al compararse con otros compañeros, admite que su vocación no es tan exacerbada como la de ellos.

Cuando Pablo Neruda aprendió a escribir le enseñó a su padre unas palabras semirrimadas, dedicadas a su madrastra, Trinidad, que al hombre le debieron de parecer tan bien redactadas que le preguntó distraídamente "¿De dónde lo copiaste?". "Me parece recordar que así nació mi primer poema y que así recibí la primera muestra distraída de la crítica literaria", diría mucho después el poeta.

Traumas de la infancia

Un rasgo común a muchos de los genios es el dolor que les causó la pérdida de un ser querido (padres o hermanos) cuando eran pequeño y cómo eso cambió su vida. Es el caso de Sigmun Freud, que inventó toda su teoría edípica como un "mito consolador" para enmascarar "el dolor abrumador" que le causaba enfrentarse a las pérdidas traumáticas sufridas en su infancia, como la de su hermano Julius, y la ausencia de su madre durante toda su niñez originada por sus sucesivos embarazos.

La pintora Frida Kahlo quedó marcada por la polio que contrajo con sólo seis años y que la mantuvo en cama paralítica durante nueve largos meses, y un terrible accidente entre un autobús en el que viajaba y un tren que le provocaría gravísimas lesiones. Así, en muchos de sus cuadros se retrataría a sí misma atravesada por una barra de hierro, abierta en canal y envuelta en bridas para sujetarse la espalda rota, tal y como se había sentido cuando era pequeña.

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS