Alimentación infantil

Los niños españoles tienen déficit de calcio, magnesio, fósforo y vitamina D

Un estudio muestra que los niños de nuestro país ingieren menos alimentos con calcio y vitamina D de las dosis recomendadas por los expertos. A ello se les añade menos fósforo y magnesio, todos nutrientes relacionados con su salud ósea y que podrían influir en su desarrollo y crecimiento de la infancia.

La Fundación Española de la Nutrición (FEN) y la Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) han presentado los resultados del último trabajo publicado en el marco del estudio EsNuPI (Estudio Nutricional en Población Infantil Española) y los datos no son muy positivos. Este proyecto tiene como objetivo "comprender cómo es el consumo habitual de alimentos en los niños españoles, así como la ingesta de energía y nutrientes, y revisar su adecuación a los estándares europeos e internacionales. Permitiendo identificar posibles problemas y desarrollar programas de intervención pública".

Según el estudio, los niños españoles necesitan mejorar las ingestas habituales de calcio, fósforo, magnesio y vitamina D, micronutrientes que desempeñan un papel fundamental durante las etapas de crecimiento y desarrollo y que se obtienen, principalmente, de la ingesta de leche y productos lácteos.

Una de las razones de esta disminución durante las últimas décadas sería “el cambio de estilo de vida. Se están disminuyendo los patrones de estilo saludable o mediterráneo clásico y no se tiene en cuenta que el desarrollo neurológico de los niños no termina hasta los 11 o 12 años. A través de una alimentación variada y diversificada y de la práctica de ejercicio en el exterior es posible obtener todos los micronutrientes necesarios”, declara Ángel Gil, presidente del Fundación Iberoamericana de Nutrición (FINUT) y Catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, Universidad de Granada.

A pesar de que la leche y sus productos derivados son la principal fuente de diversos nutrientes, el consumo entre la población infantil ha disminuido notablemente en muchos países durante los últimos años. El estudio ha estudiado el consumo de alimentos en la población infantil española analizando “una población de niños de 1 a 10 años, residentes en zonas urbanas y comparando una cohorte de población general con otra consumidora de leches adaptadas”, donde observó que “el consumo de dos o más biberones o vasos de leche al día, es un factor que contribuye a lograr que la ingesta de calcio y vitamina D se sitúe por encima de la media”.

Micronutrientes y vitaminas analizados

  • Calcio: El 24,5 % de niños y un 26,7 % de niñas de 4 años o más de la población general presentó una ingesta de calcio por debajo de las recomendaciones, frente al 8 % en los niños y el 17,5 % de las niñas que consumen leches adaptadas. La leche y los productos lácteos fueron la principal fuente de calcio para los niños, aportando el 66 y el 68% del total del calcio ingerido en niños de referencia y en los consumidores de leches adaptadas, seguidos de los cereales, las verduras y los productos de panadería y pastelería.
  • Vitamina D: La mayoría de los niños consumen menos vitamina D de la cantidad aconsejada, que es de 15 microgramos al día. Por ejemplo, las niñas de 4 a 6 años ingieren 2,72 y los niños 2,85, lo que se traduce como dos o tres veces mayor en consumidores de leches adaptadas, aunque ambos grupos necesitan mejorar.
  • Magnesio: La ingesta media de magnesio se situó cerca de la ingesta adecuada en ambas cohortes. Aunque entre un 5% y un 54% de los niños (dependiendo de la edad, sexo y cohorte) presentaron ingestas inferiores a las adecuadas.
  • Fósforo: La relación entre el calcio y fósforo para toda la población fue muy baja (casi el 94% de los niños estudiados tenían una relación calcio/fósforo inferior a 1/1) en comparación con las recomendaciones internacionales. 

Como conclusión, la recomendación para los niños es ingerir dos o tres raciones de lácteos al día, así como más verdura, cereales integrales, pescado y huevos. Eso sí, las raciones deben ser adecuadas, porque si se toman en exceso habría un exceso de energía o de grasa

Continúa leyendo