Dieta equilibrada

Los niños que siguen una dieta equilibrada de frutas y verduras tienen mejor salud mental

Según una nueva investigación publicada en BMJ Nutrition, Prevention & Health, los niños que comen cinco piezas de frutas a lo largo del día tienen una mejor salud mental.

frutas y verduras
Fuente: iStock

España es conocida mundialmente por su gran dieta Mediterránea llena de frutas, verduras, legumbres… Esta gran variedad de comida rica en proteínas, vitaminas y fibra ayuda al crecimiento y desarrollo de los más pequeños. Ahora, una investigación publicada en "BMJ Nutrition, Prevention & Health" ha revelado que los niños que siguen una dieta equilibrada de frutas y verduras tienen un mayor bienestar mental.

Consumir cinco piezas de fruta al día mejora el bienestar mental

Este estudio ha investigado la asociación entre el consumo de frutas y verduras, las opciones que eligen los niños para desayunar y almorzar con el bienestar mental en los escolares de Reino Unido. Los resultados han mostrado que los beneficios eran más notorios entre los niños que consumían cinco piezas de frutas y verduras al día que los que no los consumían.

"Sabemos que el bienestar mental deficiente es un problema importante para los jóvenes y es probable que tenga consecuencias negativas a largo plazo", asegura la investigadora Ailsa Welch, de la Facultad de Medicina de Norwich (Reino Unido).

Los investigadores creen que el estilo de vida actual donde las redes ocupan gran parte de la vida de los niños y adolescentes parece ser el culpable de este incremento del deterioro mental de los jóvenes. Por ello, señala la investigadora que "cada vez más hay un reconocimiento de la importancia de la salud mental y el bienestar en la vida temprana, entre otras cosas porque los problemas de salud mental de los adolescentes a menudo persisten hasta la edad adulta".

A día de hoy hay pocos estudios que logren comprender los vínculos entre la nutrición y la salud física. Esta investigación ha querido ir un poco más allá y han analizado datos de casi 9000 niños en 50 escuelas de Norfolk, entre ellos (7.570 de secundaria y 1.253 de primaria), extraídos de la Encuesta de salud y bienestar de niños y jóvenes de Norfolk.

Los niños que participaron en este estudio expusieron sus elecciones dietéticas y participaron en pruebas de bienestar mental apropiadas para su edad que incluían relajación, alegría y buenas relaciones interpersonales.  

Los niños que consumen bebidas energéticas tienen las peores puntuaciones

El estudio ha encontrado que solo alrededor de una cuarta parte de los niños de la escuela secundaria y el 28% de los niños de la escuela primaria reconocieron comer las frutas y verduras recomendadas - cinco al día. En cambio, poco menos de uno de cada diez niños no consumía frutas ni verduras. Aunque hay un dato aún más preocupante que también afectaría a los estudiantes españoles y es que más de uno de cada cinco niños de secundaria y uno de cada diez niños de primaria no desayunan antes de ir a clase.

Los investigadores quisieron estudiar también los factores nutricionales y el bienestar mental teniendo en cuenta diversos factores que podrían tener un impacto como son las experiencias adversas que haya sufrido el niño en su infancia y la situación en la que se encuentre en el ámbito familiar. "Descubrimos que comer bien estaba asociado con un mejor bienestar mental en los niños. Y que entre los niños de secundaria en particular, había un vínculo muy fuerte entre comer una dieta nutritiva, con frutas y verduras, y con un mejor bienestar mental", señala el investigador Richard Hayhoe, de la Escuela de Medicina de Norwich.

Hay que destacar, que no vale cualquier tipo de desayuno y almuerzo, es decir, los alumnos que tomaron un desayuno tradicional experimentaron un mayor bienestar mental que aquellos que a lo mejor desayunaron solamente un zumo o un vaso de leche. Incluso los niños que consumieron bebidas energéticas fueron los que obtuvieron las puntuaciones de bienestar mental más bajas, peores que los niños que no desayunaban.

Celia

Celia Martínez

Detrás de cada niño que cree en sí mismo, hay un progenitor que creyó en él primero. Así que… ¿por qué no construimos a través de la educación y el amor a niños fuertes para no tener que reparar adultos rotos?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}