Cambio climático

Preocupación por el cambio climático: los niños vivirán siete veces más olas de calor

Los niños de hoy sufrirán las consecuencias del cambio climático con mayor magnitud que sus abuelos, según una investigación publicada por Save the Children.

El cambio climático cada día toma más presencia en nuestras vidas a través de sequías, olas de calor, aumento del nivel del mar, frío extremo, nevadas que jamás se habían visto (como Filomena) y una gran cantidad de consecuencias que perjudican tanto al ser humano como al conjunto del planeta. Ahora, una investigación realizada por Save the Children, una organización no gubernamental internacional que tiene como finalidad trabajar por los derechos de la niñez, ha dado a conocer que los niños nacidos en el último año se tendrán que enfrentar a siete veces más olas de calor a lo largo de su vida que sus abuelos. Si el calentamiento avanza como lo hace actualmente, las consecuencias serán cuantiosas.

Tres veces más pérdidas de cosechas y el doble de incendios forestales

El estudio, publicado en la revista “Science” y en colaboración con un equipo internacional de investigadores climáticos liderados por la Vrije Universiteit Brussel, ha revelado que los recién nacidos vivirán de promedio 2, 6 veces más de sequías y 2,8 de inundaciones. Esto se resume en que sufrirán tres veces más pérdidas de cosechas y el doble de incendios forestales que las personas nacidas en los años 60.

Los expertos advierten de que algunos niños podrían verse afectados por varios de estos desastres a la vez o en rápida sucesión, lo que agravaría aún más la devastación. Según el informe, los niños que viven en países subdesarrollados de ingresos bajos y medianos, así como en comunidades desfavorecidas, serán los más afectados al correr un mayor riesgo de sufrir desnutrición y contraer enfermedades transmitidas por el agua.

Un ejemplo claro es el caso de Afganistán, los recién nacidos podrían enfrentarse a hasta 18 veces más olas de calor que sus abuelos, mientras que en, en Mali, los niños podrían sufrir 10 veces más pérdidas de cosechas, una realidad que cada día está más cerca si no se hace nada para prevenirlo. Las generaciones futuras lo tendrán muy difícil para sobrevivir, "sin una acción urgente, estaremos entregando un futuro mortal a nuestros hijos", alerta Ashing, convencida de que "la crisis climática es una crisis de derechos infantiles", por lo que es necesario "escuchar a los niños y pasar a la acción", alerta la directora de Save the Children International.

Incrementar la financiación climática como solución

A todo esto, el Acuerdo de Paris dice en su texto original que las temperaturas podrán aumentar para el año 2.100 entre 2,6 y 3,1 grados por encima de los niveles preindustriales, este incremento tendría un impacto enorme en los niños, añade Save the Children.  

Sin embargo, no hay que perder la esperanza y la ONG remarca que todavía hay margen para revertir estos pronósticos: si el calentamiento global se limitara a 1,5 grados, la exposición de los recién nacidos a olas de calor se reduciría en un 39 % para las sequías, en un 38 % para las crecidas de los ríos, en un 28 % para las malas cosechas y en un 10 % para los incendios forestales.

Asimismo, Save the Children apuesta por incrementar la financiación climática para que los niños logren adaptarse a las dificultades que se les vienen encima y lograr sobrevivir. De esta forma, insta a las autoridades a escuchar a la población más joven y ponerla en el centro de los acuerdos medioambientales.

Continúa leyendo