Aprender a programar en el colegio

“Mamá, de mayor quiero diseñar videojuegos"

Aprender programación para desarrollar aplicaciones o videojuegos en el colegio no está tan lejos. En países como Estados Unidos o Israel ya se hace.

“Mamá, de mayor quiero diseñar videojuegos"

Los países con mejores sistemas educativos, según PISA, como Finlandia, EEUU, Reino Unido o Israel han incorporado las clases de programación en los colegios desde edades muy tempranas. Los niños hacen sus pinitos en programación casi al mismo tiempo que aprenden a leer.

En España estamos aún lejos de eso, pero van surgiendo iniciativas para acercar a los niños al mundo de la programación. La idea es que integren que, además de jugar con sus videojuegos favoritos o con la aplicación que se ha descargado mamá en el móvil, pueden diseñarlas ellos mismos.

Hemos podido estar presentes en una de esas iniciativas: la charla que dos programadores de videojuegos españoles, José Manuel Iñiguez, director y fundador de Akaoni Studios, y Arturo Monedero, director y fundador de Delirium Studios, dieron en el Colegio San José de Madrid para niños de primer curso de Primaria, como parte de las actividades de iDéame, el Encuentro de Jóvenes Desarrolladores auspiciado por la Universidad de Madrid.

Aprovechar el interés de los niños por el lenguaje digital

Raúl Martínez López, profesor en el Colegio San José y promotor de iDéame Kids en el centro, asegura que "tener a expertos en desarrollo de videojuegos no solo es un lujo para el colegio, sino una oportunidad única para los alumnos". Y añade: "Cada vez más, y cada vez desde más pequeños, los niños tienen el lenguaje digital inscrito en la sangre. Si los docentes no somos capaces de ver esta realidad y de aprovecharla, les estamos eliminando oportunidades laborales cuando sean mayores".

El conocimiento de los videojuegos que demostraron los niños, de 6 y 7 años, es impresionante. Super Mario Bros, Donkey Kong, Picachu… Los niños de esa edad se saben los nombres de los protagonistas de los videojuegos más populares –y las pantallas y pruebas que tienen que pasar- al dedillo.

Además de jugar un rato con la consola, los niños dibujaron a los protagonistas y los escenarios de su propio videojuego. Luego, los profesores integraron esos dibujos en un videojuego de verdad para que los artistas pudiesen verlos “en acción”.

Videojuegos para estimular la creatividad

“Los niños ya saben que los videojuegos existen -explica José Manuel Iñiguez-. En lo que tenemos que esforzarnos es en que sepan que no solo pueden ser consumidores de videojuegos, sino que pueden crearlos ellos mismos. Y no hacen falta muchas tecnologías ni muchos recursos para inventar una historia divertida o unos personajes, eso lo puedes hacer por tu cuenta, usando tu imaginación. Es como cuando a los niños les das los bloques de madera para hacer castillos, no tienes que explicarles ‘haz esto, haz lo otro’, se lo das y empiezan a crear. Se trata de darles las herramientas básicas y estimularles a que hagan cosas. En los primeros años de colegio los niños están muy receptivos para adquirir conocimientos pero también para crear, para asentar en su cabeza los mecanismos para ser creativos. Lo que necesitan es que les demos la oportunidad de tener momentos creativos”.

A Iñiguez le ha llamado la atención hasta qué punto las mentes de estos niños ya están “codificadas” para entender el lenguaje de los videojuegos: “Es increíble como ya tienen todos los pactos de lectura asumidos. No hace falta explicarles que hace falta un objetivo para motivar al usuario, ni una mecánica de juego sencilla. Sin apenas tener conocimientos de informática, los niños son capaces de crear un guión, una estructura y un argumento (obviamente adaptado a su nivel). Y casi siempre tienen ideas mucho más locas y creativas que los mayores".

"Ojalá me hubieran enseñando a mí las bases del desarrollo de videojuegos con su edad", asegura Arturo Monedero, que también es profesor en el Centro Universitario CESINE. Y argumenta que "un niño recibe en un videojuego aproximadamente un estímulo positivo cada 10 segundos; en la escuela, uno a la semana. Es evidente que aprender jugando es el futuro. Y qué mejor manera que enseñando a los pequeños a entender los videojuegos".

Talentos multidisciplinares

No se trata solo de enseñar a los niños lo necesario para programar. “Los videojuegos implican un montón de disciplinas artísticas y creativas como pintura, dibujo, matemáticas, literatura o programación -recuerda Arturo Monedero-. Si se utilizasen desde edades muy tempranas para mostrar a los niños la utilidad real de las matemáticas, o de saber cómo funciona una parábola, por ejemplo, los videojuegos podrían hacer que los niños prestaran un poco más de atención a las asignaturas de toda la vida”.

Ambos expertos ponen el acento de la formación para convertirse en alguien creativo en las tecnologías en otras cosas.

Así lo explica Iñiguez: “En mi época, tengo 36 años, no tenía ordenador, solo papel y lápiz. Pero me iba a casa de un amigo, veía un videojuego y yo seguía pintando esos personajes en mi cuaderno, imaginando su historia… Al final es tener las herramientas, el tiempo y la tranquilidad para poder meterte en tu propio mundo y seguir creando”.

 

 

Etiquetas: aplicación de móvil, aprendizaje, colegio, educación, niños y tecnología

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS