Trucos e ideas

Matemáticas de iniciación: cómo ayudarles en sus primeros pasos

El acompañamiento y la dedicación, aprovechar las ocasiones que se presentan en el día a día, incentivar la experimentación o facilitar su acceso a aplicaciones matemáticas de calidad, son algunas de las claves que compartimos contigo en este texto.

En este mundo de etiquetas y polarización en el que nos movemos, parece que todo tiene que ser sí o no. Pasa hasta con las asignaturas del colegio. Piensa, sin ir más lejos, en las matemáticas. O las amas o las quieres ver lo más lejos posible, ¿verdad? 

Es una lástima que nadie nos supiera hacer ver que las matemáticas, en realidad, forman parte de nuestro día a día. Hasta para comprar pan hace falta tener una mínima noción de esta disciplina maravillosa que no siempre se trata con el cariño que merece. 

Por eso, te invitamos a que se las acerques a tu hijo de una forma divertida, amena, positiva y también efectiva, porque al fin y al cabo se trata de despertar en ellos el interés por aprender. 

Para ello, compartimos contigo algunos de los consejos que JUMP Math, modelo de enseñanza y aprendizaje de las matemáticas en clave académica, da a los docentes. No todos, tan solo aquellos que se pueden extrapolar y adaptar al ámbito del hogar: 

Introduce poca información a la vez

Para evitar abrumar al cerebro con tanta información de golpe, es recomendable introducir poca información a la vez. Así el niño podrá dominar el concepto y reducirá el tiempo que necesita para resolver la operación que esté aprendiendo. 

Aumenta el nivel paulatinamente

Cuando el niño haya demostrado que tiene dominada una habilidad o concepto, es la hora de retarle a subir un escalón más, y no antes. En el colegio, muchas veces esto es complicado de conseguir porque hay distintos ritmos de aprendizaje, pero en casa no hay nada que impida respetar los tiempos de aprendizaje del niño. 

Da tiempo suficiente para pensar

Según JUMP Math es recomendable plantear preguntas de una manera distinta a la habitual. Y tan importante es la pregunta como el tiempo que le demos para que se piense la respuesta. Porque lo importante es que esta sea de calidad, no lo que tarde en llegar. 

Si un concepto no se entiende, vuelve sobre él

Y no de la misma manera, sino tratando de hacer una revisión previa de la explicación. Incluso pidiéndole consejo al niño para intentar entender por qué tu mensaje no le ha llegado de la forma deseada.

Valora positivamente su esfuerzo

El refuerzo de la conducta es fundamental en la educación en general, y si el niño se ha esforzado, incluso cuando el resultado no es el esperado, hay que hacerle sentir que valoras su esfuerzo y su interés. Es clave para evitar que se frustre y que su motivación se mantenga intacta. 

Incluye los términos matemáticos en vuestra rutina

Por ejemplo, al cocinar si tenéis una báscula, o al pagar la compra. Incluso algo tan sencillo como jugar a buscar números en las matrículas o leerlas ya es una forma de aprender matemáticas cuando se trata de niños muy pequeños que están aprendiendo los números. Y no solo cuando se presente una oportunidad en el día a día como hemos citado, sino también en el lenguaje. Ayudará a que el niño se familiarice con las matemáticas.

Algunas de estas claves de JUMP Math para docentes que se pueden perfectamente adaptar en casa las incluye también entre sus consejos Malena Martín, responsable del portal Aprendiendo matemáticas, que en este texto para familias y docentes resume sus tres claves para que los adultos ayudemos a que los niños aprendan matemáticas. 

Martín habla de tres grandes claves, que luego desarrolla de forma extensa: acompañamiento; aprovechamiento de las situaciones rutinarias; y fomentar que los pequeños experimenten con materiales manipulativos. 

La primera la divide a su vez en cuatro conceptos fundamentales, que resumen muy bien cómo se les pues ayudar más y mejor: “respeto, confianza, actitud, y fomentar el interrogante -generar la duda en el niño mediante las preguntas-”. 

La segunda ya la hemos descrito en las claves de JUMP Math, y la tercera la resume a las mil maravillas con esta frase: “El ser humano aprende haciendo”. Y las matemáticas, se aprenden poniéndolas en práctica. Malena Martín, eso sí, diferencia entre “materiales que desarrollan capacidades lógicas; los que ayudan a generar conceptos; y materiales que consolidan conocimientos.

Saca partido a la tecnología

Por último, no hay que olvidarse de la tecnología, que es otra herramienta al servicio del aprendizaje. No es la primera ni la más importante, pero suma, por lo que es bienvenida. Como padres, se les puede facilitar el acceso a los niños a aplicaciones específicas de matemáticas como Matific, Smartick o Todo Math, o juegos que fomentan las habilidades matemáticas como, por ejemplo, Math Land.

Continúa leyendo