Es importante que lo aprendan

''¿Me lo compras?'': cómo explicar a un niño que no puede tener todo

“Mamá, ¿me lo compras?”, “Papi, ¿me compras eso?”. Si te resulta familiar, debes saber que lo que mejor puedes hacer en enseñar a tu hijo a que no siempre puede tener todo.

Si tienes hijos seguro que te sientes identificado: estáis andando, pasáis por una tienda de juguetes o por una pastelería, por ejemplo, y el peque no tarda en insistirte: “¿Me lo compras?”. Obviamente, como no puedes comprarle todo lo que se le antoje a cada momento, no aceptas. Pero, ¿cómo hacer para que el niño entienda tu negativa?

Es verdad que un día puede haber una excepción, y sí, puedes comprarle de vez en cuando algo que le apetezca al peque. El problema está cuando se accede a darle a los niños todo lo que piden según se les antoje.

Los niños no pueden tener todo lo que quieren en todo momento, de otro modo, pueden acabar apareciendo repercusiones que les afecten en el futuro y que no son nada beneficiosas.

¿Qué efectos puede provocar en los niños?

Para empezar, la gran consecuencia es que los niños no aprenden a tolerar la frustración y esto a la larga puede tener efectos negativos en su futuro, como tener problemas de ansiedad o convertirse en adultos insatisfechos.

¿Por qué? Porque tener que vivir frustraciones en el día a día y aprender a afrontarlas es parte de la vida. Por el contrario, si se les sobreprotege en exceso, en lugar de ayudarles, lo que se hace es limitar su capacidad para resolver problemas de manera independiente y para enfrentarse a la realidad. Por ello, lo mejor es enseñar a los niños que no se puede tener siempre todo.

En el caso de que un niño sea muy pequeño es probable que pueda responder con una rabieta, pero ante esos enfados debemos ayudarles a saber gestionar sus emociones.

Si el niño es más mayor, quizá utiliza la técnica de poner malas caras, o incluso lo que hace es decirte “entonces es que no me quieres”, pero es porque sabe cuál es el punto débil de sus padres. No obstante, no debemos ceder ante esos “chantajes emocionales”, pues realmente no estaremos haciendo ningún favor al pequeño.

Cómo actuar para explicarle que no puede tener todo

Si te encuentras ante una situación parecida con tu hijo, prueba estos pasos:

  • Primero, debes hacer que se sienta comprendido. Para ello, deja que se exprese. Por ejemplo, puedes decirle: “Te hubiera encantado comerte todos los bollos de la tienda, ¿a que sí? ¡Qué buena pinta tenían!”. De esta forma, sentirá que has entendido cómo se siente y lo que él ha experimentado.
  • Pregúntale por su opinión. Ahora, sin decir tu propia opinión, pregúntale por la suya. “¿Qué bollo te apetecía más?”, puedes decirle. Así dejarás un tiempo para que te comente sus preferencias, aprenda a expresar sus opiniones y para que se sienta escuchado. Y para ello no olvides que debes escucharlo de forma activa.
  • Explícale tu punto de vista. Una vez que ya ha explicado lo que quería y cómo se sentía, háblale de por qué no puedes comprarle todo lo que quiera en cualquier momento (ya sea un bollo, un juguete o cualquier cosa que vea). Seguramente, su estado de ánimo haya cambiado y ahora (después de haber hablado contigo) esté más predispuesto a escuchar los motivos por los que no puedes comprarle todo.

Continúa leyendo