Educación alternativa

Método Montessori: lo que debes saber sobre la pedagogía de moda

El Método Montessori es una de las pedagogías alternativas de moda. Promueve la creación de un entorno estimulante donde el niño desarrolle su propio aprendizaje a través de la curiosidad.

Cada vez es más común escuchar hablar de pedagogías alternativas. Tan comunes son que ya existen escuelas infantiles privadas que siguen sus modelos como modelo de aprendizaje central. Waldorf, Reggio Emilia, Pedagogía Viva o Freinet son algunas de ellas. Pero, por encima de todas destaca una: el Método Montessori.

Una pedagogía creada por la pedagoga y educadora María Montessori en Italia. Creada después de la observación durante 50 años del comportamiento infantil en el aula.

Los niños aman el orden y la disciplina de manera natural

La primera consiste en observar el comportamiento del niño, que sirve para conocer su naturaleza psíquica y los impulsos que emanan de esa naturaleza como guías de su desarrollo.

Es lo que permitió a la doctora Montessori descubrir la verdadera naturaleza del niño, que según ella es una naturaleza “que ama el orden y la disciplina; que le conduce a una obediencia activa, no sumisa; que ama el trabajo interiormente constructivo y le hace social con los demás”, explica Abaroa.

“Según la doctora, nuestros prejuicios malinterpretan la conducta del niño. Esa conducta la interpretamos con criterios de adulto, y no es correcto. También descubrió, mediante la atenta observación, que en el desarrollo psíquico del niño existen períodos con intereses específicos, y con una enorme sensibilidad hacia determinados estímulos. Ella los denominó periodos sensitivos y demostró que la construcción psíquica del niño es discontinua y que su aparición depende de cada uno”, dice.

Con los estímulos adecuados, cada niño aprende a su manera

En cuanto a la segunda tarea, se trata de que padres y profesores preparen y ofrezcan estímulos adecuados que permitan al niño la elección de aquellos que demanden sus impulsos interiores.

“Para que tal elección sea correcta es preciso que al niño le rodee un ambiente especialmente preparado para el desarrollo de su estructura física y psíquica. En tal ambiente, y con la posibilidad de elegir las actividades que sus impulsos internos le solicitan, el niño sigue su propio método de aprendizaje. Eso sí, bajo la atenta mirada del adulto, que elimina obstáculos y aporta una rica y estimulante batería de actividades. Según la doctora Montessori, lo que el niño espera del adulto es que le ayude a hacerlo por sí mismo”.

Las clases en un centro Montessori

En un aula existen niños de diferentes edades: de 1 a 3 años; de 3 a 6 años, de 6 a 9 años; de 9 a 12... Según este método, en esas agrupaciones los niños siguen su propio ritmo de aprendizaje, con la ventaja de que los pequeños imitan a los mayores y estos ayudan a los más pequeños.

Al terminar un ciclo, los niños que han alcanzado los objetivos pasan al curso y ciclo siguiente.

Áreas de estudio

Para cada ciclo, los objetivos son los mismos del currículo oficial. Sin embargo, la forma y el ritmo de trabajo difieren de los de los colegios tradicionales: la clase está dividida por áreas y el alumno trabaja los contenidos de acuerdo con su ritmo de aprendizaje y siguiendo su propio método.

Centros Montessori en España

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo