Pedagogía Waldorf

Método Waldorf: ¿cómo son sus asignaturas?

En el método Waldorf se dan de manera conjunta asignaturas que podemos considerar tradicionales y materias artísticas orientadas a desarrollar la creatividad de los niños. Te contamos cómo son las asignaturas de primaria, de secundaria y el aprendizaje de idiomas según este método educativo.

La forma de impartir las asignaturas en la pedagogía Waldorf es distinta en función de los niveles, por eso, en primaria y secundaria se establecen metodologías diferentes, siempre respetando la esencia y los principios Waldorf. 

¿Cómo se imparten las asignaturas en primaria?

En primaria, el método Waldorf suele dividir las tareas, las materias y los trabajos de aprendizaje en semanas: "se trabaja por semanas. Cada cuatro semanas se aborda una asignatura concreta en clases de dos horas y media, sin dar otras materias troncales a lo largo de esas cuatro semanas. Con esto se busca una inmersión total en el tema que permita al niño comprenderlo, diseccionarlo y ser capaz de llevar los conocimientos adquiridos a un nuevo nivel. Estas clases principales comienzan con ejercicios rítmicos con la intención de preparar y despertar cuerpo y mente antes de iniciar el proceso de aprendizaje, de concentración plena en la que el niño se sumerge por completo en el contenido a tratar" explica Raquel Rodríguez, maestra Waldorf. Fundadora y maestra de la Escuela Libre Allegra.  

Este método defiende el aprendizaje a través del juego libre en infantil, basándose en las ventajas y beneficios del aprendizaje lúdico. Después, cuando los peques llegan a primaria, ese modo de aprendizaje se adapta a la edad y también a las posibilidades y necesidades del desarrollo de los niños en esta fase: "lo que en infantil era el juego libre para que el niño descubriera un mundo de posibilidades a través del movimiento y el aprendizaje por imitación, se convierte en primaria en algo más metódico. En esta etapa, los maestros no solo debemos transmitir un conocimiento nuevo, sino que ese conocimiento debe estar impregnado de una emoción que ayude al niño a conectarse más con los demás y con él mismo", aclara la experta.

Esa visión de la educación y del desarrollo marcado por la importancia de la creatividad hace que las disciplinas artísticas tengan un gran peso en este método educativo: "las artes plásticas son muy importantes en nuestra pedagogía; los trabajos y libros de textos son creados por cada niño con dibujos, tablas o cualquier otro tipo de información específica que ponga de manifiesto que se ha interiorizado la materia", añade Rodríguez.

¿Cómo se imparten en secundaria?

En esta etapa es importante ejercitar el pensamiento y el juicio autónomo de los adolescentes. "Los profesores, especialistas en cada materia, más que una autoridad, son investigadores que el alumno puede emular, trabajando así una vez más su autonomía. Se continúa con la práctica de actividades como construcción, cocina, carpintería o jardinería, que vuelven a poner el énfasis en el trabajo físico, corporal", aclara la maestra Waldorf.

Aprendizaje de idiomas

El aprendizaje de idiomas también es un pilar básico en esta pedagogía y se fomenta un modelo que permita que los estudiantes se sumerjan en el idioma a través de las artes y de la creatividad reforzando la expresión oral: "en las escuelas Waldorf de España se estudia inglés y alemán. Como no podía ser de otra manera, los conocimientos se adquieren a través de la expresión artística, de manera más libre en la etapa de infantil y más metódica en primaria y secundaria. Así, el contacto con estos idiomas comienza con canciones, juegos de dedos, corros… Todo se transmite de manera oral. En primaria se mantienen las canciones, pero se introducen narraciones, cuentos y juegos más complejos, así como la escritura y lectura del idioma" argumenta la experta.

Materias propias y asignaturas tradicionales

Como decíamos antes, el método Waldorf incluye asignaturas tradicionales orientadas al aspecto intelectual y otras materias propias que recogen y se basan en el espíritu de esta pedagogía, que es lo que marca las principales diferencias entre las distintos sistemas pedagógicos alternativos. Hay personas que piensan de manera equivocada que en los colegios que se basan en este método no se da ninguna asignatura de las que se imparten en los centros tradicionales: "el currículum Waldorf comprende las asignaturas establecidas por el gobierno y, además, lo completamos con materias propias que están relacionadas con las artes plásticas y todo lo que conlleva el movimiento. Por ejemplo, euritmia, talla en madera, tejer, taller de cerámica, acuarela, dibujo de formas… Son disciplinas con las que los niños se inician y los acompañan a lo largo de la escolaridad en nuestros centros. En cualquier caso, nuestro currículum tiene como denominador común la búsqueda del equilibrio entre el sentir, pensar y hacer. Esto significa que las asignaturas se acompañan de experiencias que permitan ir más allá de la transmisión oral de conocimiento. Por ejemplo, para aprender las medidas, comenzaremos realizando un metro en el aula y midiendo nuestra clase. Después, pasaremos a medir el jardín, por ejemplo. Y después, saldremos a dar una vuelta a la manzana para integrar el kilómetro", explica.

Aprendizaje de la lectoescritura en primaria

Leer y escribir, estas son dos habilidades básicas para el desarollo del ser humano, son principios básicos del aprendizaje, sin embargo, cada método pedagógico puede abordarlos de manera diferente. En el método Waldorf este proceso se inicia desde la importancia del desarrollo motriz y de los sentidos: "en los siete primeros años, el niño ha de tener un buen desarrollo motriz: esto ayudará a que la maduración de sus órganos internos y el establecimiento de las conexiones neuronales sea correcto y fluido, sano y saludable. A través del cuerpo vivimos nuestras experiencias más vivas y eficaces. Si todos los patrones de movimiento arquetípicos se practican correctamente en los primeros años de vida podremos tener muchas posibilidades de que la creación del pensamiento abstracto necesario para el aprendizaje cognitivo se dé de forma positiva. Además, a través del cuerpo van integrando movimientos que, primero con el cuerpo entero y después, los vamos trasladando poco a poco al ojo, que se coordina con el movimiento de la mano. Por ejemplo, los corros que cantamos y bailamos a diario los bailamos en sentido de la lectoescritura; si nos sentamos en la mesa para amasar el pan, la bola de masa se entrega de izquierda a derecha, que es la dirección de la lectura. Si estamos en el corro del saludo y vamos revisando si estamos todos o ha faltado algún compañero, lo hacemos de izquierda a derecha. Integramos ese movimiento en las actividades, de manera que se asimila naturalmente".

¿Y cuándo se les enseña a los niños las letras y de qué manera? "Las letras como tal no se enseñan hasta primero de primaria y también se continúa con un proceso basado en lo sensorial: los niños forman las vocales con su cuerpo, las dibujan en el suelo del aula y se pasean literalmente sobre ellas, los maestros creamos canciones que permitan asociar la vocal al sonido, a palabras. Y antes de lanzarnos a escribirlas, trabajamos durante cuatro semanas el dibujo de formas, primero líneas rectas horizontales y verticales, y después líneas curvas. Aunque parezca que van a tardar más en aprender a escribir o leer por el hecho de no hacerlo en la etapa de infantil, la realidad es que prácticamente todos llegan al tercer trimestre de primaria sabiendo escribir y leer", concluye la experta.  

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

CONTINÚA LEYENDO