Desmotivación en niños

Mi hijo está desmotivado: ¿qué hacer para recuperar su ánimo?

Si notas que tu hijo está desmotivado y no tiene apenas interés por nada, puedes probar estas recomendaciones para ayudarlo a recuperar su ánimo. Toma nota.

niño
Fuente: iStock

La motivación mueve el mundo. Pensemos en nosotros mismos, cuando estamos motivados por algo, enseguida nos ponemos manos a la obra por lograr nuestro objetivo. Pero también puede ocurrir que no siempre tengamos ese mismo ánimo y, esto, a los niños les ocurre igual. Veamos algunas señales que pueden indicar que un peque está desmotivado y algunos consejos para ayudarlo.

Como decimos, a todos nos mueve y nos impulsa la motivación. De hecho, a los niños es algo que les caracteriza especialmente. Son curiosos y activos, tienen energía, vitalidad, quieren explorar su entorno, aprender… Por eso, cuando vemos que los peques están algo desmotivados es inevitable que sea algo nos llame la atención, y en el caso de los padres, es casi imposible que no estén intranquilos por ellos.

Para empezar, veamos algunas señales que pueden estar indicando esa falta de motivación por parte de los más pequeños de la casa.

¿Cómo reconocer si el niño está desmotivado?

Estos signos son comunes en los niños que están desmotivados:

  • Tiene falta de energía y se muestra algo apático.
  • No tiene pasión, ni interés por ninguna afición o actividad de ocio.
  • Parece ser un niño vago, como si todo le diese pereza en exceso.
  • No muestra motivación por probar cosas nuevas.
  • No tiene iniciativa por llevar a cabo tareas solo, solo las hace si se lo piden. Además de que las hace rápidamente solo “por quitárselas de encima”.
  • No se preocupa por su alrededor, ni tampoco presta demasiada atención.

Ideas para ayudarlo a recuperar el ánimo

Si tras ver las anteriores señales nos damos cuenta de que el niño puede estar pasando por esta situación, calma, en principio no debe ser motivo de preocupación. Es completamente normal, como en los adultos, que haya momentos en la vida en los que estemos algo más desanimados. Solo habría que preocuparse cuando esta circunstancia se prolongase en el tiempo.

No obstante, podemos seguir algunas recomendaciones para ayudar al niño cuando no tenga la motivación suficiente:

  • Busca algún momento para hablar con él, dedicándole tu atención. Pregúntale por las cosas que hace y por si está a gusto con sus rutinas diarias.
  • Observa a lo que se dedica. Conocer sus aficiones también te puede ayudar a conectar más con él, y a él contigo, y así generar una actitud con más empatía.
  • Muéstrale tu apoyo. Por ejemplo, cuando haga alguna tarea por sí mismo, elógiale para que se sienta más automotivado.
  • Si tiene algunas preguntas, dedica un tiempo a responderle. Aprovechar esa curiosidad puede ayudar a su motivación.
  • Piensa en las tareas que les pides. ¿Son realistas? ¿O para su edad son complicadas de conseguir? Si son demasiado difíciles para el niño esto puede desembocar en una gran frustración porque piensan que su esfuerzo no merece la pena, y que ellos no son valorados.
  • Anímale a salir un poco de la rutina. A veces, vivir experiencias nuevas como un fin de semana de excursión, ir al cine, visitar un museo, por ejemplo, puede ayudar a encontrar de nuevo la motivación.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo