Así puedes ayudarlo

Mi hijo no quiere dormirse y busca que me quede con él: ¿qué hago?

¿Tu hijo no quiere dormirse? ¿Solo te pide cosas para que te quedes con él? ¿Quiere beber agua o que le leas un cuento sin parar? Mira las posibles razones y cómo puedes ayudarlo.

Es la hora de irse a dormir, pero, una vez en la cama, tu hijo no deja de buscar “pequeñas excusas” para que te quedes con él: que si le puedes dar un vaso de agua, que si le lees un cuento, que si quiere ir al baño otra vez… ¿Por qué le ocurre esto? ¿Cómo debemos actuar para que no lo haga?

Como todos los días, llega el momento de irse a dormir, y si bien para algunos niños resulta fácil porque se quedan dormidos solitos y en poco tiempo, para otros es toda una odisea.

Estos últimos no quieren ir a la cama y hacen todo lo posible para evitar la situación. Por eso es típico en ellos que pidan a sus padres mil cosas para intentar a toda costa que se queden con ellos, como ir de nuevo al baño a hacer pis (aunque no tengan ganas y acaben de ir), como que les lean una y otra vez el mismo cuento o como que les pidan agua para beber, aunque no tengan sed.

Estos comportamientos son muy típicos en peques de corta edad y sí, suelen causar la desesperación de los padres ya que ellos mismos puede que tengan cosas por hacer después de acostar a sus hijos o incluso puede que ellos mismos tengan que irse a dormir temprano. Lo más importante es comprender que los niños en ese caso están buscando atención y debemos intentar dársela para que consigan conciliar el sueño.

¿Por qué le ocurre?

Si tu hijo intenta dilatar el tiempo lo máximo para que pedirte que le des un beso o incluso para contarte todo eso que le ha pasado en el cole y que no te ha contado cuando le has preguntado antes, es probable que te preguntes si te está tomando el pelo. Pero lo cierto es que no, y es que esta es su manera de mostrarte que te necesita contigo.

Hay que tener en cuenta que el momento de ir a dormir es un poco delicado: llega la oscuridad y puede que a algunos no les guste, hay que separarse de los padres y quedarse solos en la cama… Es normal que pueda no gustarles.

No obstante, si tu niño siempre se quedaba tranquilo, pero ahora has notado que le cuesta dormirse, también es posible que esto signifique que esté pasando por una etapa puntual de estrés, miedo o inseguridad.

¿Qué se puede hacer?

En cualquier caso, debemos probar a actuar siempre con calma. Prueba estos consejos:

  • Lo primero es no enfadarse con el peque, ni mucho menos gritarle.
  • Tampoco ignorar lo que está pidiendo. Lo que sí debemos hacer es marcar unos límites con paciencia y cariño, y sin desatender sus emociones.
  • Lo mejor que se puede hacer es establecer una hora de dormir y a partir de ahí, tratar de que el niño cumpla con algunos hábitos: ir al baño, leer un libro, beber un poco de agua y despedirse tranquilamente con un beso.
  • Lo más importante es que en este proceso de irse a dormir el niño perciba que estamos centrando la atención en él. Por eso, en vez de intentar hacer todo a toda prisa, intentaremos leer el cuento mirándole a los ojos, darle un beso con cariño y hablarle con respeto. Si el peque percibe que tiene la atención de sus padres se sentirá más seguro y no necesitará reclamar nada.
  • No obstante, si la situación se empeorase y se alargara en el tiempo, lo mejor es consultarlo con un especialista adecuado.

Continúa leyendo