Coronavirus

Muerte de familiares por coronavirus: ¿cómo se lo explicamos a los niños?

Explicar la muerte de un ser querido a un niño siempre es complicado, pero la situación de aislamiento que está provocando la pandemia de coronavirus hace que sea aún más difícil gestionar este tema con los más pequeños de la casa. Damos algunos consejos para afrontarlo.

La muerte es un concepto difícil de explicar y estar en aislamiento puede suponer una dificultad añadida, ya que hace semanas que el niño o la niña no ve a sus familiares o seres queridos. Por ese motivo, los sentimientos de tristeza o dolor se retrasan más porque la realidad que estamos viviendo estas semanas, no es lo que un niño vive diariamente. Por tanto, es posible que cuando se entere de la noticia del fallecimiento, no sepa cómo reaccionar o incluso no experimente el vacío y la sensación de pérdida. Sin embargo, después del aislamiento será un momento clave en el que empezará a aceptar la pérdida del ser querido.

Claves a tener en cuenta ante el fallecimiento o la enfermedad de un ser querido

El duelo es un proceso que a muchas personas les cuesta gestionar adecuadamente y sin embargo, la forma en que el adulto lo enfrente, es un reflejo de cómo lo va a vivir el niño. Por eso, es importante que aunque el coronavirus te haya pillado de sorpresa, sepas saber afrontar la situación. Cuánto más confuso es el momento, más seguridad necesita tu hijo.

Según el momento de desarrollo de tu hijo, tendrá un pensamiento más mágico de la muerte o será más consciente de la irreversibilidad de la muerte. La forma que tienes para reducir esa incertidumbre y ayudarle a comprender mejor la situación, es darle estrategias y transmitirle calma en todo momento.

Por eso, te proponemos una serie de pautas que te pueden ayudar en caso de que conozcas a algún familiar o amigo que esté enfermo o haya fallecido:

-Tener claro cómo vas a enfocar el tema: quizá no es ahora, pero si esta situación ya te da qué pensar y crees que podría surgir el tema, es importante tener algunas ideas y recursos para afrontarlo. Este no es un tema que sólo se puede abordar desde la religión, sino desde las creencias que quieres inculcarle. Incluso apoyarte de un material audiovisual, como cuentos para que tu hijo/a pueda acudir a estos recursos cuando lo necesite.

- Infórmale tú de lo que pasa: es mejor que conozca la noticia por ti, a que lo haga por cualquier otro familiar. Quizá pienses que no lo harás bien, no te sientas preparado/a… pero nadie se siente preparado para algo así. Lo mejor que puedes hacer es informarle de forma sencilla sobre el estado de la situación.

- Dar explicaciones cortas y sencillas: a veces, damos muchas vueltas y no aportamos ningún tipo de valor y queda más confuso que cuando empezamos la conversación.

- Si sientes tristeza, no finjas lo contrario: es importante que tu hijo entienda que la enfermedad o la muerte forman parte de la vida también y que cuando uno siente tristeza es importante gestionarla llorando, hablando de ella… No el que más llora, es el que más quiere o sufre, pero sí es importante no encerrarse en el sufrimiento, sino exteriorizarlo. Afronta la situación con la mayor naturalidad del mundo y vívelo cómo quieras vivirlo.

- No prometas lo que no puedas cumplir: es mejor no dar falsas esperanzas. Cíñete a lo que sabes sobre su estado de salud. No trates de reducir la incertidumbre y el dolor siendo ambiguo. De la misma forma que tú vas viendo la progresión y te estás mentalizando, tu hijo/a también se debe preparar.

- Ofrécele alternativas: es necesario pensar en las estrategias que vas a ofrecerle para reponerse ante la muerte de un familiar o reducir la angustia de la enfermedad de un ser querido.

  • En el caso de que esté enfermo, quizá quiere verle o estar con él/ella. La frustración es difícil de manejar, así que intenta que sea útil ante el problema y tenga un papel más activo. No le dejes de lado. Puede parecer difícil, pero no imposible: hacer videollamada, llamada, audios de voz, vídeos, escribirle una carta hablando sobre lo mucho que le quiere o darle ánimos, dibujarle algo … Es posible que no lo pueda recibir durante la cuarentena, pero recuérdale que le hará muy feliz saber que se ha acordado de él o ella en ese momento.
  • Para conseguir superar una pérdida y avanzar, tu hijo necesita saber cómo hacerlo. Por ejemplo, hay familias que hablan de que sigue vivo mientras que le recordemos. Para aceptar la pérdida es importante realizar algún ritual que nos permita hacer más real lo que ha pasado y dar un cierre o despedida a esa persona. No se puede ir a un funeral o un entierro, pero eso no significa que no podamos hacer nuestro particular recordatorio contando anécdotas, revisando álbum de fotos o incluso escribiendo una carta con todo lo que queríamos haberle dicho o cómo nos sentimos ahora que ya no está.

Artículo ofrecido por Nuria García Alonso de la Torre- psicóloga infantojuvenil de Ayudarte Estudio de Psicología 

Continúa leyendo