Niños con TDAH

Niños con TDAH y vacaciones: ¿cómo gestionarlas?

Hay padres que están deseando que terminen las clases mientras otros entran en pánico cuando piensan que su hijo o hija tiene TDAH y las vacaciones pueden ser un tema complicado por los cambios en la rutina que implican. Repasamos algunos consejos para disfrutar de unos días de descanso en familia más satisfactorios.

Si eres de los padres que se agobian ante la idea de la llegada de unos días de vacaciones por el cambio de rutina para un hijo o hija con TDAH, te traigo una lista de 4 consejos imprescindibles para cambiar la situación y poder pasar unos días de descanso en familia y sin problemas.

- Evitar el uso de videoconsolas y dispositivos electrónicos

- Mantener rutinas estables y horarios moderados

- Cuida la alimentación para que no haya desmadres

- Vigila el horario y las horas de sueño de tu hijo en vacaciones

TDAH y Videojuegos: mala idea

La primera en la frente. Tenemos claro que casi todos los niños están abducidos por la videoconsola, la tablet, el móvil o cualquier otro dispositivo electrónico. ¿Verdad? Pues debes tener claro que la información que tenemos hoy en día demuestra que los niños con TDAH tienen especial sensibilidad a desarrollar conductas adictivas ante estímulos de alta intensidad como estos. Así que la recomendación es clara. Si durante las épocas de clases no es recomendable que un niño con TDAH use la videoconsola y demás dispositivos, aún menos en vacaciones, en las que hay más tiempo y menos organización.

Horarios y rutinas

El cerebro de un niño con TDAH tiene más dificultades que otro para crear y conservar hábitos y rutinas. Precisamente por eso, cambiar todos los horarios y la dinámica familiar cuando llegan las vacaciones es dispararse un tiro en el pie si tienes un hijo con TDAH. No es solo que le vaya a alterar su conducta durante las vacaciones, sino que vas a notarlo cuando vuelvan las clases y haya que volver a retomar las costumbres y los horarios habituales.

La alimentación

Olvídate de las historias que te cuentan sobre el gluten y el TDAH o ese bulo sobre los conservantes de la comida y la hiperactividad. Todo eso es mentira. La alimentación de un niño con TDAH debe ser igual que la de otro. Aún así, debes tener en cuenta que es muy importante cuidar la alimentación de tu hijo no solo por su salud sino porque puede tener repercusiones directas sobre su situación médica. No son recomendables las bebidas energéticas, por ejemplo. Por otro lado, hay medicamentos para el TDAH cuya dosis y efecto está muy relacionado con el peso del niño y ganar 2 o 3 kg en pocas semanas puede provocar que dejen de funcionar.

El sueño y el descanso

El sueño es otro de los puntos débiles de muchos niños con TDAH. Les cuesta quedarse dormidos, se despiertan por la noche, no descansan y claro, se levantan hechos polvo. El sueño es uno de los pilares de nuestra estabilidad. No dormir desquicia a cualquiera y los cambios bruscos en las rutinas de sueño pueden ser muy negativos para tu hijo. Me refiero tanto a las horas de sueño totales como al horario. Ambos deben cuidarse para que la vuelta al cole no se convierta en unos padres protagonistas de Walking Dead

En resumen

- El uso de videoconsolas y dispositivos electrónicos es un riesgo para los niños con TDAH.

- Mantener rutinas estables y horarios moderados facilita la vuelta al cole.

- La alimentación es fundamental para la estabilidad de tu hijo.

- El horario y las horas de sueño de tu hijo en vacaciones puede ser una bomba de relojería. Desactívala.

 

Artículo ofrecido por Manuel Antonio Fernández, director del instituto Andaluz de Neurología pediátrica. www.elneuropediatra.es

También te puede interesar:
Vídeo de la semana

Continúa leyendo