Niños hiperactivos

Niños hiperactivos: síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad

Te contamos cuáles son los síntomas más frecuentes en niños con TDAH dependiendo de su edad.

Hiperactividad

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad ( TDAH) es un trastorno neurobiológico que se presenta en niños que manifiestan dificultades para mantener la atención, así como comportamientos hiperactivos e impulsivos excesivos para su edad en comparación al resto de compañeros.

Por problemas atencionales nos referimos a las dificultades para mantener la atención mientras se juega, mientras se realizan tareas del colegio o cualquier tarea que requiera un esfuerzo atencional elevado. 

También te puede interesar:

Cuando hablamos de hiperactividad lo entendemos como la dificultad para estar quieto, sentado, o ese movimiento excesivo en lugares en los cuales no se espera ese comportamiento. Las conductas impulsivas se observan, por ejemplo, a la hora de hablar: son niños que hablan mucho, responden antes de escuchar la pregunta de manera completa, interrumpen habitualmente a los demás, etc.

 Dentro del TDAH existen tres tipos:

  • El primer tipo es el conocido como trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo predominante inatento. Son niños que pueden estar tranquilos a nivel motor pero no prestan atención a lo que están haciendo.
  • El segundo tipo sería el trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo predominante hiperactivo-impulsivo. Estos niños presentan la mayoría de los síntomas o problemas en conductas relacionadas con la hiperactividad e impulsividad.
  • El tercer tipo es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad subtipo combinado. Este es el más común en los niños, presentan síntomas tanto hiperactivos e impulsivos como atencionales.

 

Hiperactividad en el primer año de vida

  • Problemas de sueño: dificultades para dormir las 16 horas que suelen dormir los niños a estas edades.
  • Problemas de alimentación: les cuesta mucho comer.
  • Irritabilidad y excesivo llanto.
  • Dificultades en la adaptación a los cambios de rutina.

Hiperactividad en el segundo año de vida

  • Niños muy inquietos: están continuamente saltando, corriendo de un sitio para otro.
  • Cambia continuamente de juego y juguete, se cansa enseguida.
  • Carece de la sensación de peligro y por tanto realiza conductas que lo pueden llevar a tener accidentes.

Hiperactividad entre los 3 y 6 años de vida

  • Continúa la inquietud motora que se observaba en la etapa anterior (elevada inquietud).
  • Dificultad para jugar solo y continúa cambiando de actividad y juego de manera continua.
  • Dificultad en el manejo de la frustración (son niños que no toleran perder).
  • Agresividad con otros niños. Sufren rechazo social.
  • No responden a premio ni castigos, es como si no les importara y, por tanto, no cambian la actitud a pesar de la consecuencia (castigo o premio).
  • Dificultad para seguir las normas en la escuela infantil.
  • Presentan conductas de desafío y desobediencia ante las figuras de autoridad (padres, maestros…).
  • Parece que no escuchan cuando se les habla.
  • Excesivas rabietas que ya no son evolutivas en esta edad.
  • Juego inmaduro y muy motor en comparación al resto de niños de su edad.

Hiperactividad entre los 6 y los 12 años

  • Problemas de conducta en el colegio: los maestros se quejan de que no hacen caso, no están quietos en la silla, molestan a los compañeros…
  • Dificultades de aprendizaje escolar: repeticiones de curso, problemas en la lectura, escritura, matemáticas…
  • Se distraen con facilidad.
  • Conductas impulsivas, desobediencia tanto en casa como en cualquier contexto.
  • Continúa la escasa tolerancia a la frustración y, por tanto, presentan enfados y rabietas cuando algo no les sale bien o no consiguen lo que quieren en el momento.
  • Problemas de sueño.
  • Dificultades en las relaciones con otros niños, en estos niños se observa que tienden a buscar niños más pequeños que ellos para poder jugar en base a las reglas que ellos imponen al ser más mayores.

Hiperactividad en la adolescencia

  • Impulsividad y problemas para mantener la atención de manera constante.
  • Presentan escasa motivación en los estudios debido a los fracasos que arrastran en primaria, esto provoca problemas de autoestima y del concepto que tienen de sí mismos.
  • Escasa responsabilidad en sus tareas u obligaciones, tanto en casa como en el contexto escolar.
  • Las dificultades en las relaciones sociales se van acentuando.
  • Problemas relacionados con la ingesta de sustancias (abuso de tabaco, drogas, alcohol…).

 

 

Por D. Alejandro Fernández Estruch, miembro de Saluspot y psicólogo.

CONTINÚA LEYENDO