Prueba a evitar estas frases

No digas estas frases si no quieres que tu hijo sea inseguro

Las palabras que utilizamos con los niños pueden influir mucho en ellos. Prueba a evitar estas frases, lograrás que no se sientan inseguros consigo mismos.

madre e hijo
Fuente: iStock

Que un niño sea más o menos inseguro depende de muchos factores. Sin embargo, los padres, al decir ciertas frases o tener determinadas actitudes, pueden influir directamente en la autoestima de los pequeños. Mira estas frases que es mejor evitar si no queremos que un niño sea inseguro de sí mismo.

La inseguridad de un niño va a estar determinada por muchos factores, tanto internos, como externos. En este sentido, los padres tienen un papel muy importante a la hora de cuidar la autoestima de sus hijos y, por ende, en lograr que no se conviertan en niños inseguros.

Para ello, tener en cuenta las palabras y la forma de comunicarnos que utilizamos con los más pequeños es esencial en este aspecto. Evitar decir frases como las siguientes a los niños es lo mejor que podemos hacer.

“Cálmate”

Seguramente nuestro objetivo es que el peque se tranquilice si está molesto o si está pasando por una rabieta, pero decir “cálmate” o “tranquilízate” no les ayudará a hacerlo. Prueba a enseñarle a respirar con calma. Puedes mirarle a los ojos y decirle que vais a respirar los dos juntos profundamente.

Además, puedes enseñarle a utilizar otros métodos para calmarse y expresar sus emociones como hablar contigo, que te pida un abrazo, que coja su peluche favorito, que salga a dar un paseo.

“Déjame, ya lo hago yo”

Aunque pueda parecer lo mejor para ellos, darles todo hecho y hacérselo demasiado fácil puede ser contraproducente. Al hacer todo por ellos, no les damos la oportunidad de enfrentarse a los problemas, planear soluciones y tomar decisiones. Y esto deben desarrollarlo por ellos mismos.

Para ello, lo mejor que puedes hacer es ir poco a poco incrementando su nivel de responsabilidad según vayan creciendo. Es importante que les ayudemos a tener las herramientas necesarias para que por ellos mismos puedan resolver las circunstancias que se les presenten.

“Eso es muy complicado para que lo hagas tú solo”

En ocasiones los niños, en su afán por aprender y descubrir su entorno, intentar hacer cosas para las que realmente aún no están preparados. Por ejemplo, ven a sus padres montando muebles y quieren hacer lo mismo. O quizá ven un juguete o un juego para el que todavía no tienen las suficientes habilidades.

Pues bien, en lugar de decirles algo como “es muy difícil para ti”, lo que podemos hacer es darles una alternativa adecuada a su edad y desarrollo. Por ejemplo, “aunque no puede dejarte que utilices la taladradora, si quieres puedo enseñarte cómo puedes utilizar este destornillador, ¿me ayudas con estos tornillos?”. De esta manera se evita que les mandemos mensajes que digan que son incapaces de hacer algo.

“No puedo más”

Como siempre decimos, los padres deben ser unos buenos modelos para sus hijos, por eso cómo va a aprender a actuar un niño si ve que tú te rindes con facilidad o que cuando pruebas algo que no conoces te enfadas. ¿Qué tal si te mantienes calmado cuando se te presente algún reto? Puedes probar y comentarle a tu hijo como superas tú los desafíos que se te presenten y explicarle que sentir frustración es normal en mayores y pequeños.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo