Especial Halloween

No quiere disfrazarse, ¿qué hago?

3 minutos

En ocasiones, a los niños no les parece buena idea eso de tener que disfrazarse en Halloween o Carnaval. ¿Qué podemos hacer en este caso?

No quiere disfrazarse para la fiesta de Carnaval, ¿qué hago?

Los padres tendemos a pensar que cuando llega Carnaval o Halloween el niño estará encantado con la idea de que se puede disfrazar o de que debe ir así al cole. Sin embargo, no siempre es así. Los niños en ocasiones pueden negarse en rotundo a disfrazarse, bien sea por vergüenza o bien porque les dé miedo la idea. En ese caso, ¿qué podemos hacer?

 Te exponemos las causas más comunes que llevan a los niños a pensar que ponerse un traje en Halloween o en Carnaval no es del todo buena idea.

Razones para no disfrazarse

Las razones por las que los niños no quieren disfrazarse pueden ser varias:

1. Que le dé miedo ver a gente tan "rara"

En esos casos hay que tranquilizarle explicándole que hoy esas personas tan extrañas van vestidas así porque es un juego, que mañana todo volverá a la normalidad y que no tiene por qué tener miedo. Conviene darle su tiempo y estar con él hasta que se sienta seguro en ese ambiente. Si conseguimos que superen esto, también habremos conseguido que superen gran parte de su miedo cuando tengan que enfrentarse a él en otras facetas de la vida.

2. Tiene miedo porque sus compañeros parecen otros

Es posible que el  niño se sienta angustiado porque no comprende por qué hoy todos sus compañeros parecen otros. La tarea de los padres será similar: darle una explicación y esperar hasta que logre reconocer a sus amigos. ¡Con un poco de diversión y sentido del humor seguro que llegan a comprenderlo todo!

3. Es tímido y le da vergüenza que todos le miren

  • El niño puede sentir que si va disfrazado, será el centro de atención, cosa que no termina de gustarle por timidez.
  • En este caso conviene ir despacio y llevarlo a la fiesta vestido de calle, pero con el traje (o simplemente un gorro o un antifaz) en el bolso. Seguramente, al ver que todos los demás van disfrazados, querrá ser uno más.

4. Ha tenido una mala experiencia

  • Cabe la posibilidad de que haya tenido una mala experiencia que asocie con el disfraz, circunstancia que solo suele darse si el hecho fue muy reciente.
  • En este caso debemos hablar con él. Si mamá y papá le explican que el disfraz no es malo, que no tuvo nada que ver con que se peleara con sus amigos o con que la profe le castigara ese día, puede que llegue a entenderlo.

 

No debemos forzar al niño

Los especialistas aconsejan no forzarle a disfrazarse si al final decide no disfrazarse. Y mucho menos, elegirle e imponerle un traje que nos guste mucho a nosotros. Puede que nos encante verle vestido de marinerito, pero que él se vea ridículo con ese gorro. Además, los marineros no tienen los mismos poderes que los fantasmas, a los que nadie reconoce y pueden asustar. ¿Qué nos cuesta cortarle una sábana blanca vieja?

¡Dejemos, si es posible, que se exprese y viva el Halloween y Carnaval a su manera!

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS