Educación

Nunca debemos obligar a los niños a besar como saludo

4 minutos

Obligarles a besar al saludar a alguien puede traerles problemas psicológicos de mayores.

No obligarles a besar

Uno de los ejes fundamentales en la crianza y el manejo de los niños  es el respeto al individuo y sus diferencias. Aunque en España los besos forman parte habitual de las presentaciones, también utilizamos otras maneras de saludar. Ser amable y educado incluye respetar los rituales individuales del saludo; particularmente cuando hablamos de saludar a los niños.

¿Qué problemas psicológicos futuros puede crearles esta obligación?

Una manera para pensar qué es adecuado en el cuidado y manejo de los niños, es imaginar las escenas que no sabemos manejar, pensando en los pequeños como si fueran adultos y no pedir que los menores hagan cosas que no le pediríamos a un adulto. Así, igual que resulta conflictiva, cuando menos, la imagen de un adulto insistiendo a otro adulto que le bese sin desearlo; podemos pensar lo inapropiado de forzar el beso cuando hay pequeños involucrados.

Colocar el foco de la evaluación en el adulto despeja dudas sobre dónde se deposita la inadecuación de la conducta. Véase: ¿Insistiríamos a otro adulto, que nos acaban de presentar, que nos besara? Más aún, ¿Insistiríamos a un adulto, conocido o no, que nos besara en contra de su voluntad?, ¿Le llamaríamos "cosas" por no querernos besar? Frases como "no seas maleducado y bésame", "Anda, se bueno y pórtate bien", "si no me besas, me voy a enfadar contigo", adquieren un matiz de inadecuación cuando pensamos en una interacción entre dos adultos. Es interesante reflexionar sobre el lugar en que nos colocamos, si insistimos que nos bese otro adulto.

El ser humano merece respeto independientemente de la edad que tenga. Las personas deberíamos poder elegir la manera en la que queremos relacionarnos con los demás. Muchas veces, enseñamos a nuestros menores de manera directa. Enseñemos, también, el respeto hacia ellos mismos. Expliquemos con gentileza al adulto demandante que "en este momento tu hijo no quiere besarle o ser besado" y, que tú "prefieres que no tenga que hacerlo". De esa manera, al asumir tú la responsabilidad, tu hijo se sentirá respaldo y protegido; le estarás enseñando el valor que tiene ser asertivo y que sus sentimientos son importantes, válidos y que decir "no" forma parte de sus derechos y libertades.

Entrar a pensar en el origen de porqué el menor no quiere dar un beso, parece implicar algún defecto en su decisión; Parece que en lugar de cuestionar al pequeño, deberíamos de cuestionar porqué insistir en que los demás hagan lo que yo deseo en contra de sus voluntad o deseo.

Normalmente, los niños aprenden vicariamente al observarnos; con la imitación y la adaptación incorpora las normas sociales. Al ir creciendo, los pequeños diferencian los besos de amor de los rituales de cortesía e incorporan el significado de ser asertivo, empático, respetuoso, amable o educado. Incorporan el respeto al otro, el reconocimiento del espacio individual, aprenden a tener en cuenta las preferencias de los demás (otros niños o mayores) y aprenden a tomar sus propias decisiones libremente. Al respetar sus decisiones y sus ritmos les animamos a respetar las decisiones y ritmos de los demás. Al preguntar sobre qué desean hacer, les enseñamos a hacer lo propio con sus semejantes.

 

Parece que el ejercicio libre de la voluntad individual está basado en el respeto al espacio y las decisiones de los demás (incluso o especialmente las posiciones de los niños). Para favorecer el desarrollo autónomo e independiente del sujeto, sin incorporar el miedo a decir NO hay que procurar que los menores sean respetados. Favorece que los niños puedan relacionarse con los demás de una manera sana, autónoma e independiente. Demuéstrale respeto y cariño, incorpora sus preferencias y límites, aun cuando no coincidan con los tuyos. Para tener un niño sano, evita mandar mensajes que sostengan la idea de obediencia absoluta, incorpora el auto respeto, el autocuidado de sus sensaciones y facilita la búsqueda de su bienestar.

 

María de la Cruz Salazar Bello, miembro de Saluspot y psicóloga en Consulta Psímbolo

Etiquetas: educación, educación infantil, educación primaria, obedecer, respetar normas

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS