Hablar del tema es importante

Para prevenir que tu hijo se vaya con desconocidos, es esencial hablar del tema

La mejor manera de proteger a los niños para prevenir tragedias es hablando del tema, siempre adaptándonos a su edad y desarrollo. Mira algunos consejos.

Desgraciadamente no es algo nuevo, los sucesos de desapariciones de niños ocurren y es normal que cuando las noticias llegan a los medios, las familias no puedan evitar sentir miedo al pensar que también les podría ocurrir a ellas. Para evitar tragedias así, es de vital importancia hablar con los pequeños del tema. Veamos algunos consejos.

Cuando ocurren sucesos nada agradables para algunas familias, es habitual que muchos padres se atemoricen y piensen en cómo pueden evitar a toda costa que sus hijos pasen por algo así. Lo fundamental es que no se baje nunca la guardia, pero siempre sin caer en alarmismos.

Hablar del tema con los niños es esencial

Es muy importante que los padres hablen con sus hijos sobre el tema. Es decir, que les expliquen que en la vida hay algunas personas que pueden tener malas intenciones. El problema ante esto es que hay padres que no quieren, o que no saben, cómo abordar el asunto con sus hijos. No obstante, es una conversación que hay que mantener sí o sí.

¿Cómo se puede abordar? Para empezar, hay que tener sentido común, conversar de manera tranquila, sin exageraciones y utilizando palabras adecuadas a la edad de los niños. Los padres tienen la labor de ayudar a sus hijos a diferenciar lo bueno, de lo que puede ser malo, y las consecuencias que puede implicar.

No hay una edad específica para tratar esto, pero cuanto antes se haga, mejor. Es precisamente más factible que ocurra cuanto más pequeños son los niños.  

Los padres deben explicar a los menores cómo deben actuar en caso de que un adulto desconocido se acerque a ellos y les intente ofrecer un juguete, un regalo, algún dulce, chucherías o cualquier cosa. Hay que hacerles saber que siempre deben decir un “no” rotundo ante cualquier proposición, sobre todo si alguien les ofrece que se vayan con él.

niña
Fuente: iStock

Deben tener claro que nunca deben acceder a nada, ni coger ningún “regalo” por mucho que les llame la atención. Ni siquiera, aunque les digan algún dato que coincidida con el de sus padres.  

Para aquellos que no sepan cómo explicar esto, una buena idea puede ser utilizar algún muñeco para recrear una escena de ejemplo. Por ejemplo, usar peluches y simular que hay alguno “malo” que quiere engañar a otro tendiéndole una trampa con un regalo. De esa forma, quedará más claro en los niños lo que puede ocurrir y cómo deben actuar ante una situación así.

No obstante, también es cierto que los niños pueden tener su propia intuición y darse cuenta de que alguien no es de su agrado. En ese sentido, algo que se aconseja es que, si en algún momento un niño no quiere saludar a alguien dándole dos besos, es mejor no obligarles nunca para que no integren ese mensaje de hacer algo que no quieran. Es mejor que tengan sus reservas para algunas cosas.

Por supuesto, es de vital importancia hacerles saber que en el caso en el que una persona adulta desconocida les esté obligando a ir con ellos a la fuerza, que no accedan a ello, y que, si lo ven necesario, que griten y busquen ayuda.

Recordar esta conversación también es fundamental para que nunca olviden cómo deben responder en caso de que se les presente alguna circunstancia así.

También te puede interesar:

Continúa leyendo