Montessori en casa

Pautas para aplicar el Método Montessori en casa

El Método Montessori es una de las pedagogías alternativas más famosas en España. Sus bases: la libertad y la autonomía del niño, se pueden aplicar en casa también. Os contamos cómo hacerlo.

A principios del siglo XX, la educadora italiana María Montessori ideó un modelo educativo alternativo que a día de hoy se ha convertido en uno de los más famosos. Lleva por bandera su nombre y está pensado para ayudar al niño a desarrollarse personalmente de manera correcta.

El mismo se caracteriza por poner el punto de atención en la actividad dirigida por el niño y la observación por parte del adulto, dejándole que explore todo lo que esté a su alrededor. Pero, para llevar a cabo esa observación y exploración, es necesario adaptar el entorno de aprendizaje a la capacidad del peque.

¿Significa esto que tenemos que convertir nuestra casa en un auténtico circuito adaptado a él? Nada de eso: significa poner a su disposición todo lo que necesiten para llevar a cabo dicha exploración.

Y es que, María Montessori creó este método con el objetivo de liberar todo el potencial del niño para que se autodesarrolle  en un ambiente estructurado y en cada etapa de su vida.

¿Se puede aplicar a casa?

Aunque en sus orígenes fue un método creado para el ámbito de la enseñanza escolar, lo cierto es que la ciencia y los expertos han conseguido adaptarlo al entorno familiar y sí, es posible aplicar el Método Montessori con nuestro hijo en casa. Eso sí, para hacerlo, como decíamos más arriba, es de vital importancia que adaptemos en la medida de lo posible todo lo que esté en su entorno de exploración para que la misma pueda llevarse a cabo correctamente.

Pasos para aplicarlo en casa

Estos pasos están basados en la opinión de expertos en la materia:

-          Recorre la casa a gatas: tal y como contaba Cristina Tébar en su libro ‘Montessori en casa’ (Ed. Plataforma Actual) es importante que recorramos la casa a gatas para ponernos a la altura del peque. ¿De qué servirá esto? Ayudará a identificar los peligros con los que se pueda encontrar el niño y los obstáculos que dificulten su independencia y podremos pensar cómo resolver cada uno de ellos, para adaptar el entorno lo máximo posible.

  • Coloca a su altura todo lo que vaya a utilizar: existe el conocido como ‘Mobiliario Montessori’ y convendría que te hicieras con él si quieres aplicar el método en casa. Los armarios, las estanterías, las toallas, los cestos, los cuentos… todo está colocado a la altura del niño. Además, son muebles que normalmente se pueden ir haciendo cada vez más altos para que crezcan con el peque.
  • Hazte con una silla de aprendizaje: las conocidas como ‘sillas Montessori’ o ‘sillas de aprendizaje’ serán las mejores amigas de tu hijo en casa. Siempre que quiera o necesite algo a lo que no alcance podrá usarla como apoyo y subir a ella para conseguirlo. Si, por ejemplo, queremos que nos ayude a cocinar, enseñarle a lavarse los dientes solitos o a colocar nuestro armario, es una estupenda ayuda porque le permitirá ponerse casi a nuestra altura.
  • La cama, mejor Montessori: al igual que los muebles, también existen camas Montessori que están pensadas para que el peque suba y baje por sí mismo sin necesidad de ayuda. Esto le dará autonomía para hacerlo las veces que necesite.
  • Inclúyelos siempre que puedas en las tareas del hogar: para criar niños autónomos, nada mejor que sientan que tienen responsabilidades desde pequeñitos. Aquí te contamos qué pueden hacer los niños según Montessori a cada edad.
  • Respeta su libertad: Montessori aboga por dar total libertad al niño pero, eso sí, no podemos olvidarnos de que debe estar dentro de unos límites.
  • No interrumpas su juego: son libres de jugar como quieran (siempre que sea sano para ellos) y nosotros no hemos de meternos en si nos parece bien o mal lo que hace.
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas crianza, infancia, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo