PATROCINADO

¿Por qué los dibujos animados pueden ayudar a educar en valores a los niños?

La amistad, el trabajo en equipo, la unión y la familia son algunos de los importantes valores que transmiten series como Ricky Zoom a los peques de la casa, además de fomentar en ellos la curiosidad intelectual y conductas positivas para su futuro.

Ricky Zoom
Ricky Zoom

Es una costumbre extendida entre muchos adultos con niños a su cargo sustituir su figura por la de los dibujos animados cuando necesitan un respiro. El error es doble porque no solo se convierte en una actividad pasiva para los peques sino que además se subestima el contenido que consumen. Y la consecuencia de esto es que se desaprovecha una actividad con un potencial enorme para impactar en ellos de forma positiva porque les gusta tanto que centra su atención como muy pocas cosas pueden conseguir.

Patricia Pizzolante, psicóloga y psicoterapeuta cofundadora de Sens Centro de Atención Psicológica, hace hincapié en la necesidad de que el elegido sea un contenido acorde a la edad del espectador y pone en valor la capacidad de los dibujos para conectar con los más pequeños: “Los dibujos animados pueden tener un contenido educativo que estimule la curiosidad intelectual e intereses particulares de los niños”. Además, considera que es altamente recomendable que los padres visionen primero el contenido infantil por un doble motivo: “Primero, para que tengamos un criterio claro sobre su elección, y en segundo lugar, para que podamos comentarlos con el niño e incluso saber de qué habla cuando menciona algo que ha visto allí o repite una frase”. 

Ricky Zoom
Ricky Zoom

Teniendo en cuenta también que todos los expertos coinciden en que es aconsejable limitar en el tiempo cualquier actividad que implique el uso de pantallas electrónicas por las consecuencias negativas que el uso prolongado de ellas conlleva en los niños, sería una pena desaprovechar ese ratito diario de ver los dibujos que los peques esperan casi con ansia poniéndoles “lo que estén echando” antes que dar prioridad a contenidos infantiles que inciden en aspectos como los que conforman la esencia de series como Ricky Zoom, una de los títulos estrella del catálogo de Clan, canal en el que  se puede disfrutar ya de los nuevos episodios protagonizados por la Motopandilla más simpática de la televisión de lunes a viernes a las 18:39 y los fines de semana a las 06:00 y a las 10:24.

Por todo ello, aunque para los pequeños de la casa solo sea una puerta hacia la diversión ver dibujos, para los papás es también una oportunidad de oro para fomentar en sus hijos el aprendizaje de valores y conductas positivas de cara al futuro. 

La serie

Ricky Zoom es una de esas series de dibujos animados que se gana la confianza de los padres en cuanto ven uno de sus capítulos. Cuando no se ha visto antes, sus personajes caen simpáticos porque visualmente ya lo son de por sí, pero no dejan de parecer simplemente un grupo de motos animadas coloridas y alegres que protagonizan historias divertidas.

En cambio, si un adulto con niños a su cargo hace el ejercicio de verla previamente y conocer de cerca a sus protagonistas, tal y como recomienda Patricia Pizzolante que hagan todos los padres antes de dar por recomendable cualquier contenido infantil para sus hijos, se percibe en múltiples detalles que su legado va mucho más allá de su estética agradable. Uno de los más trascendentes es cómo transmiten con naturalidad a sus pequeños espectadores la importancia de valores humanos tan importantes como la unión de esfuerzos, el trabajo en equipo, la solidaridad, la amistad y, sobre todo, la familia, que ocupa gran parte del corazón de la serie de dibujos que se emite en Clan. 

Uno de los episodios de Ricky Zoom
Uno de los episodios de Ricky Zoom

Además, la Motopandilla formada por el valiente Ricky, el aventurero Loop, la inteligente Scootio y el noble DJ, junto al resto de secundarios de la serie, son la opción perfecta para fomentar la comunicación entre padres e hijos de modo que ver la tele no sea solamente un pasatiempos pasivo del que no se obtenga más beneficio que el puro entretenimiento en el momento de verla. “Está en la mano de los adultos que acompañamos a los niños darles voz u opinión sobre lo que ven, escucharlos y darles también nuestra opinión. Hablar sobre lo que miran, volver activo un acto que podría ser solo pasivo”, explica Patricia Pizzolante al respecto. 

Esto es mucho más fácil de conseguir si los dibujos animados en cuestión ayudan a ello, que es justo lo que hace Ricky Zoom al trascender mucho más allá de la pantalla. Y es que todo lo que pasa en la serie despierta en los peques la necesidad de recrearlo y comentarlo con sus padres al mismo tiempo que están viendo las peripecias de sus personajes favoritos y al día siguiente con sus amigos en clase o en el parque. 

¡No te olvides de que la aventura de Ricky Zoom se prolonga más allá de Clan en sus canales oficiales de Youtube, Facebook e Instagram!