Dinosaurios y niños

¿Por qué los niños se obsesionan con los dinosaurios?

Es algo común: casi todos los niños pasan por la ‘etapa dinosaurios’. Esa en la que TODO gira alrededor de ellos: dinosaurios en el cumpleaños, dinosaurios en la habitación, solo piden dinosaurios de regalo… Pero, ¿por qué todos los niños se obsesionan con ellos?

dinosaurios
Fuente: iStock

Lo que vamos a contar a continuación quizás te resulta muy conocido: entre los dos y los seis años de edad, aparece una obsesión un tanto extraña en los niños: los dinosaurios. De repente, quieren alimentos con forma de dinosaurios, quieren comer lo mismo que comían ellos, quieren que su habitación esté rodeada de dinosaurios, que el tema de su cumpleaños gire en torno a ellos, que les vistamos con ellos en la camiseta, pantalones e, incluso, zapatillas y, cómo no, si le preguntamos qué regalo querrá en Navidad o en su cumpleaños, no habrá duda: un nuevo juguete de dinosaurio.

Es algo, cuanto menos, curioso. Al final, son criaturas del pasado, nunca podrán ver uno en directo y, además, se caracterizan por tener un tamaño impresionante y grandes dientes. Así que, lo lógico sería pensar que les diera miedo. Pero no, son muchos los niños a los que les fascinan estas criaturas. En concreto, según un estudio que pasaremos a comentar más abajo, es una obsesión que se produce en un tercio de los peques.

Os hemos contado cómo aprovechar Google para ver dinosaurios en realidad virtual en vuestra casa o dónde están los mejores museos sobre ellos para que tus hijos flipen pero ahora, queremos ir un paso más allá y responder a la pregunta del millón: ¿Por qué a los niños les fascinan los dinosaurios?

El gusto por los dinosaurios es una cuestión madurativa

Para investigar en ello hemos recurrido a la ciencia. Y es que, existen algunos estudios y profesionales que han decidido dar respuesta a esta cuestión. Todos coinciden en lo mismo: forma parte de su proceso madurativo.

De acuerdo a la web especializada en psicología, La Mente es Maravillosa, este hecho estaría relacionado con los ‘intereses intensos’ que tiene lugar en edades muy tempranas y que, además, según ellos, suele ser más común en niños que en niñas. Estos intereses podrían definirse como una curiosidad desmedida por saber todo sobre un tema específico. Algo más que un pasatiempos. “Esta atracción puede, incluso, tener ciertos rasgos obsesivos”, argumentan.

La edad a la que empiezan esos intereses coincide con la edad en la que se desarrolla el pensamiento simbólico, el otro principal ‘culpable’ de que los niños sientan devoción por estas criaturas. De acuerdo a Fernando Mata Rosas, académico de la Facultad de Piscología de la Universidad Autónoma de México, “los dinosaurios se convierten en el medio por el que los niños ejercitan la imaginación, lo cual es en realidad una estimulación del pensamiento simbólico que intenta entender la realidad”. Lo mismo ocurre, de acuerdo a este experto, con los duendes, las hadas, los súper héroes… “Lo que pretenden es sentir el control de la realidad a través de su pensamiento”, asegura.

La opinión de los expertos no hace más que reforzar la idea de que esa fijación con los dinosaurios es algo sano y que, incluso, convendría que los padres alentasen. De hecho, es lo que opinan psicólogos pediátricos consultados por la CNN, que piden a los progenitores que, si tienen un hijo obsesionado con los dinosaurios, le lleven a museos, a parques donde pueda encontrar fósiles, se hagan con cuento sobre estas criaturas y, en definitiva, les alienten.

Los niños que aman los dinosaurios, ¿más inteligentes?

Un estudio desarrollado por la Universidad de Indiana y la de Wisconsin llegó a la conclusión de que los niños que desarrollan esos intereses intensos que decíamos antes, son más inteligentes que el resto. ¿Por qué? Según sus conclusiones, se debería a que ponen más atención y desarrollan más habilidades para poder entender ese interés casi obsesivo.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo