Es importante respetar la infancia

¿Por qué no debes tener grandes expectativas de tus hijos?

Aunque muchas veces sea de forma inconsciente, los padres no deben crearse grandes expectativas de sus hijos. Es esencial respetar la infancia de los niños.

padre e hijo
Fuente: iStock

Cuando una persona va a tener un hijo, es normal que se imagine cientos de cosas acerca de su futuro niño. Y es que, la ilusión que se siente en ese momento es enorme. Sin embargo, lo que se debe evitar hacer es crearse unas expectativas demasiado altas sobre los pequeños. Y esto vale tanto para antes del nacimiento, como durante su desarrollo.

Es natural, seguramente la mayoría de padres coincida en que criar a un niño no es una tarea fácil. El objetivo es que los pequeños sean capaces de hacer cosas por sí mismos, y para ello es necesario mucha paciencia y constancia. El problema está cuando los padres tienen unas expectativas demasiado altas comparadas con la realidad.

Es fundamental respetar la infancia

Lo que hay que tener claro es que nadie nace sabiendo, todo el mundo necesita aprender poco a poco y desarrollarse. Para conseguirlo, los niños deben ser guiados por sus padres, estos son sus mayores figuras de referencia.

Los padres son los responsables de que sus hijos aprendan a ser independientes y personas autosuficientes. Eso sí, esto no se da de un día para otro, es un proceso largo que se produciendo en la infancia.

Es decir, que durante ese tiempo los padres tienen que valerse de mucha paciencia pues, como decimos, la crianza de los niños puede ser agotadora y estresante. Pero claro, esto no significa que los menores deban vivir con un nivel de exigencia continuo, los padres deben ser pacientes y comprensivos siempre. Con esto queremos decir que respetar la infancia es esencial para el desarrollo y aprendizaje de los pequeños.

La influencia de las expectativas en la autoestima de los niños

Seguramente no haya nada más maravilloso para un padre que ver como sus hijos crecen, aprenden y se desarrollan adecuadamente.

Aunque, como seres humanos que son, los pequeños se equivocan, y muchas veces no consiguen, ni hacen las cosas a la primera. Es natural que los niños cometan errores, de hecho, aún de adultos los seguirán cometiendo, por eso, en este sentido, los padres no pueden perder tampoco la paciencia.

Los niños son niños y los padres deben disfrutar de su infancia. Por eso decimos que se deben dejar de lado las expectativas, porque será el paso del tiempo y su proceso de aprendizaje los que lograrán que los menores se conviertan en personas cada vez menos dependientes de los mayores.

En resumidas cuentas, los niños deben comportarse como lo que son: como niños. Y los padres deben dejar de crearse grandes expectativas de sus hijos, pues seguramente al final nunca terminen de cumplirse.

El aprendizaje y el desarrollo es una etapa larga que necesita de mucha paciencia, cariño y apoyo de los padres. Los niños deben aprender a su ritmo, pues como siempre decimos, cada pequeño es un mundo y cada uno sigue sus propios ritmos y es importante que no sientan que sus padres les exigen demasiado. Deben sentirse escuchados, queridos y comprendidos.

La infancia es una de las mejores etapas de la vida y un periodo que deberían aprovechar todos los niños y padres.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo