Manualidades

Por qué recortar es una genial actividad para los peques

Te contamos a qué edad y por qué ya están preparados para usar esta herramienta y cuáles son los beneficios más importantes de esta actividad para los niños pequeños.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

A muchos padres y madres primerizas les asusta cuando se enteran de que su hijo ha estado jugando a recortar con tijeras en clase. ¿Tan pronto? ¿Cómo es posible? En cambio, suele ocurrir en aquellas familias con más de un peque en casa lo contrario: hay que tirar de paciencia y ser muy convincentes para quitarle la idea de la cabeza al hermano pequeño de coger las tijeras siendo todavía un “mico” al querer imitar al mayor.

En realidad, los peques están ya listos para recortar alrededor de los tres años, cuando saben utilizar ambas manos para hacer tareas sencillas como comer con cubiertos o separarse los dedos de forma consciente. Es importante, eso sí, que las tijeras que utilicen sean ligeras, del tamaño adecuado a sus manos y sin filo para evitar accidentes, de ahí que las primeras sean generalmente de plástico. 

Una vez aprenden pueden pasar a tijeras infantiles con filo pero de punta redondeada, si bien esto es mejor que lo hagan a su debido tiempo porque el proceso de aprendizaje es largo y requiere práctica y perseverancia, aunque se lo ponemos mucho más fácil si les explicamos cómo coger de forma adecuada las tijeras: el dedo pulgar en uno de los ojos, el dedo índice como guía y los dedos corazón y anular en el otro ojo de la herramienta. Insistid en ello hasta que lo naturalicen. 

Beneficios de la actividad de recortar

La actividad de recortar, que a priori parece algo tan sencillo y poco atractivo desde el prisma de los adultos, suele encantar a los peques alrededor de los 3 y 4 años. Y lo más importante de todo es que además de divertirse es muy beneficiosa para su desarrollo por distintos motivos. Los cinco más importantes son los siguientes:

  • Fortalecer la psicomotricidad fina: al recortar con las tijeras utilizan sus manos al detalle, exigiéndolas destreza y fuerza, por lo que fortalecen los músculos de la zona al mismo tiempo que mejoran en habilidad. Y lo suelen hacer muy rápido, como es habitual en ellos.
  • Mejora de la coordinación mano ojo: las tijeras son unas de las herramientas que más ayudan a los peques desde que tienen capacidad para usarlas de cara a mejorar la coordinación mano ojo, que es fundamental en un sinfín de gestos y tareas del día a día.
  • Atención y concentración: recortar es una actividad que fomenta la concentración y la atención como pocas lo consiguen, y esto les ayuda por lo tanto a bajar las revoluciones, que suelen tenerlas buena parte del día a mil por hora.
  • Multitarea: recortar con una mano no es una actividad en sí misma sino que requiere que la otra mano esté en acción también, aunque sea de forma pasiva, sujetando el papel. Esto permite que los peques mejoren mucho su coordinación bilateral.
  • Motivación: este tipo de actividades son un reto para los niños y niñas pequeñas y como los progresos se notan tan rápido son magníficas para alimentar su motivación y su autoestima, ya que casi nunca van hacia atrás, sino que mejoran constantemente con la práctica.
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo