Causas de las rabietas

¿Por qué se producen las rabietas infantiles?

Si tu hijo tiene una rabieta, no debes alarmarte. En principio forma parte de su desarrollo y entra dentro de la normalidad de cualquier niño de entre dos y cinco años. Si quieres sabes cuáles son las principales causas por las que los pequeños actúan así, te lo contamos aquí.

rabietas
Fuente: iStock

Seguramente al leer “rabietas infantiles” instantáneamente te hayas imaginado a un niño chillando, llorando y puede que hasta te hayas montado la película al completo y lo hayas visualizado en medio del suelo de un supermercado.

Lo cierto es que, aunque haya sido algo dramatizada la escena que acabamos de imaginar, la verdad es que no está tan alejada de la realidad: se podría decir que todos los niños pasan por la etapa de las rabietas, sea en mayor o menor medida. Por lo que sí, que de repente presenciemos a un niño de entre dos y cuatro años “explotando” y sin controlar sus emociones está completamente dentro de la normalidad de su desarrollo.

Que los padres entiendan cuáles son las razones por las que esto ocurre, puede ser lo más adecuado para ayudarles y, sobre todo, comprenderles. Veamos en qué consisten y por qué se producen las rabietas.

 

¿Qué es una rabieta?

Lo primero que debemos saber es que una rabieta infantil es una expresión de enfado o frustración de forma intensa y que el niño manifiesta debido a una situación adversa. Por ejemplo, al no cumplir un deseo. Un caso muy conocido es cuando se le niega comprarle algo que es más bien un capricho que no necesita.

Suelen tenerlas entre los dos y los cuatro años de edad, aunque pueden alargarse hasta los cinco o los seis. En ellas se incluyen diferentes acciones, desde el llanto intenso, hasta gritos, pataleos, cabezazos o, incluso, la reacción de tirarse al suelo.

No obstante, como decimos, forma parte de su desarrollo natural. Al igual que los niños pueden tener momentos en los que se ríen sin parar, también pueden tenerlos en los que lloren intensamente. Claro que esto ya no nos hace tanta gracia, pero eso sí, tanto en uno como en otro caso, son acciones que se producen porque su cerebro aún está en desarrollo, y la parte del mismo que se encarga de “controlar las emociones” todavía no ha madurado por completo.

 

Principales causas de las rabietas infantiles

rabietas
Fuente: iStock

Para ayudarles, entenderles y saber gestionar la situación, es bueno que los padres sepan cuáles son las principales razones por las que un niño monta una rabieta:

  • Querer algo que no tiene. Es el ejemplo clásico, querer un dulce o un juguete concreto, pero no comprárselo y que se ponga a llorar. Debe aprender a aceptar el “no” y el no tener en cualquier momento lo que desea.
  • Llamar la atención. Es otra de las más comunes, y de hecho, puede ser la primera razón por la que los niños reaccionen así. Hay que intentar evitar darles excesiva atención, pues si es lo que buscan, tratarán de volver a actuar así para conseguirla de nuevo.
  • Sueño. Al igual que los adultos, es normal que los niños se sientan más irritados si no han cumplido con sus horas de sueño. De hecho, los más pequeños necesitan dormir aún más que una persona mayor.
  • Hambre. Del mismo modo que la anterior, el hambre puede ser una razón más por las que comportarse así ante su necesidad de no saber entender o expresar bien su sensación.
  • Celos. Quizá por el hecho de darle más atención a su hermano pueden sentirse con la necesidad de requerir que sus padres también le hagan caso.
  • Frustración. Aunque sean pequeños también pueden sentirse frustrados internamente, por ejemplo, cuando no es capaz de expresarse totalmente por su limitada capacidad lingüística.

 

 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo