Flipped Classroom

Probablemente, tus hijos estudiarán ‘del revés’: ¿en qué consiste el ‘flipped classroom’?

Cada vez es más común ver colegios donde se da la vuelta al aula, promoviendo un aprendizaje ‘al revés’. Y es que, esta es precisamente la filosofía del ‘flipped classroom’, una metodología activa que cada vez toma más importancia en España.

Seguro que a la hora de elegir colegio para tu hijo, te has topado con algunos centros en los que te aseguran que en sus aulas se estudia ‘del revés’. '¿Perdona? ¿Del revés? ¿Estudian mirando a la pared?' Te habrás preguntado.

Pero nada más lejos de la realidad: en España cada vez toman un papel más activo las conocidas metodologías activas dentro del mundo de la educación. Metodologías, entendidas según el doctor en Pedagogía Fernando López, como “proceso interactivo basado en la comunicación profesor-estudiante, estudiante-estudiante, estudiante-material didáctico y estudiante-media que potencia la implicación responsable de este último y conlleva la satisfacción y enriquecimiento de docentes y estudiantes”.

En otras palabras, las metodologías activas son alternativas al modelo de enseñanza tradicional en las que se pone al estudiante en el centro de su propio aprendizaje, haciéndole completamente protagonista del mismo. Abogan, además, por convertir al profesor en una figura de ‘guía’ mientras el estudiante aprende por sí mismo, de manera autómata, desarrollando el pensamiento crítico.

Pues bien, dentro de estas conocidas metodologías activas, existen algunas que han tomado más relevancia que otras en nuestro país. Hablamos, por ejemplo, de la conocida como ‘aula invertida’, ‘clase al revés’ o, su nombre original, ‘flipped classroom’.

Dando la vuelta a la manera de aprender

“Flipped Classroom es un modelo pedagógico que transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje fuera del aula y utiliza el tiempo de clase, junto con la experiencia del docente, para facilitar y potenciar otros procesos de adquisición y práctica de conocimientos dentro del aula”. Así definen esta metodología desde la web oficial.

Si en el colegio en el que te gustaría que estudiase tu hijo el año que viene te han dicho que tienen instaurado el modelo de ‘clase al revés’, has de saber que la tarea de ‘aprender’ la harán desde casa, con materiales específicamente creados por el profesor y usarán el aula para resolver dudas y afianzar conceptos y otras enseñanzas.

Así, por ejemplo, el profesor pedirá a los estudiantes que lean y comprendan el Tema 3 de Historia. A continuación, les especificará que escriban en un papel todas las dudas que les susciten su lectura y comprensión.

Una vez con ellas en la mano, llegarán al aula para hacerlas en voz alta y establecer conversaciones y debates con los demás compañeros. El profesor será el guía y, además, estará ahí para resolver cualquier cuestión que pueda surgir. “El tiempo de clase se libera para que se pueda facilitar la participación de los estudiantes en el aprendizaje activo a través de preguntas, discusiones y actividades aplicadas que fomentan la exploración, la articulación y la aplicación de ideas”, explican en la web oficial.

Pros y contras del ‘flipped classroom’

La clase invertida es una metodología activa bastante integrada dentro de las aulas españolas. Pero, para poder empezar con su uso, es necesario que los docentes reciban una formación específica en esta materia.

Su aplicación, además, tiene tanto ventajas como inconvenientes.

En cuanto a las primeras, además del mejor afianzamiento de conceptos, desde la web exponen otras como:

  • Permite a los docentes dedicar más tiempo y atención a la diversidad
  • Es una oportunidad para que el profesorado pueda compartir conocimiento con el alumnado, familia y comunidad
  • Proporciona a los estudiantes los mejores contenidos generados o facilitados por su profesor
  • Crea un ambiente de colaboración en el aula
  • Involucra a las familias desde el inicio del proceso de aprendizaje

Pese a ellas, también existen algunos inconvenientes definidos en la Revista de Psicología INFAD, a través de una revisión de artículos científicos en los que analizan esta metodología:

  • Existe la necesidad de contar con instalaciones adecuadas y equipo especializado
  • Requiere más trabajo y esfuerzo por parte del estudiante y del profesor
  • Las familias suelen no involucrarse lo suficiente
Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo