Actividades divertidas

¿Qué beneficios aporta a los niños colorear dibujos?

Colorear dibujos no solo es divertido, también puede ayudar al niño a crecer y desarrollarse. Te descubrimos algunos de sus beneficios más importantes.

Aunque colorear dibujos pueda parecer una actividad divertida sin mucho interés educativo, la realidad es muy diferente: se trata de una actividad muy importante para el desarrollo del niño, ya que les permite aprender colores y formas. Además, al tener que mover la mano sin pasarse de los contornos del dibujo, se caracteriza también por ser una forma de concentrarse.

Además, aún cuando en un principio puede no serlo tanto, a medida que el niño/a crece colorear un dibujo se convierte en un ejercicio divertido que requiere precisión. A lo que se le une el sentimiento de logro (y felicidad) que surge cuando termina de colorearlo completamente.

Beneficios de pintar y colorear para los niños pequeños

A través del color, o de la pintura, los niños pequeños se relajan, expresan sus sentimientos y mejoran su autoestima, ya que las actividades artísticas tienden a monopolizar todo lo racional y lo emocional.

Pero sus beneficios no se quedan ahí. Pintar y colorear mejora la coordinación física, el desarrollo psicomotor, la escritura y la concentración, especialmente en los niños pequeños (aunque es cierto que, en los niños mayores, prácticamente nos encontramos con los mismos beneficios).

Cuando el niño es aún pequeño, no hay duda que se trata de una actividad divertida y única, mediante la que aprende colores y formas, a la vez que deja volar su imaginación.

En lo que a colorear se refiere, el niño también explora nuevas alternativas, mientras descubre el interés de esta práctica. Así, cuando se sienta capaz de sostener un lápiz por sí mismo, le encantará garabatear, colorear y dibujar.

Además, mientras colorea, permanece relajado y en calma hasta que termina su obra maestra, a la par que consigue controlar la dirección, el movimiento y lograr, finalmente, un esquema gráfico.

Beneficios de colorear dibujos para niños
Foto: Istock

Promueve el desarrollo psicomotor

Pocas personas saben que colorear dibujos consiste en una actividad muy interesante y divertida que ayuda al niño a su desarrollo. 

De hecho, promueve el desarrollo psicomotor de los más pequeños, ya que mediante esta actividad desarrolla no solo su motricidad, sino también su organización espacial. 

Les permite desarrollar su creatividad y sus emociones

Además, no solo aprende los colores, también puede hacer muchos experimentos asociándolos, por lo que descubrir los resultados de esas mezclas les permite desarrollar su creativa, escogiendo aquellas combinaciones que más les guste. Además, les ayuda a tener las bases del espíritu científico.

También se convierte en una maravillosa actividad para que puedan expresar sus emociones, y se unan tanto al mundo que les rodea como a sus propios pares, especialmente cuando lo hacemos en familia.

Algunos consejos útiles para animar a nuestro hijo/a a pintar o colorear

Animar al niño a colorear y / o pintar es imprescindible para contribuir a su buen desarrollo. De hecho, como hemos visto, colorear un dibujo o pintar ayuda a que el pequeño desarrolle interés en estas actividades, fortaleciendo los lazos con sus padres cuando estos también participan en esta divertidísima actividad.

Por tanto, es muy recomendable animarlo/a a desarrollar su sentido más creativo, independientemente de que combine o no los colores correctos.

También debemos recordar felicitarlo siempre por su trabajo, lo que le ayudará a la hora de mantener su confianza y a sentirse mucho más cómodo mostrando sus diferentes creaciones. Lo esencial es proporcionarle todos los materiales que necesite; eso sí, siempre adecuados a su edad: lápices de colores, rotuladores y / o dibujos para pegar.

A partir de los 18 meses es común que el niño se interese por la pintura al agua, ya sea con la ayuda de un pincel o simplemente con su propio dedo. Además, es el período en el que descubre las posibles mezclas, y comienza a explorar su sentido del tacto. Es un momento ideal para proporcionarle pinturas al agua adecuadas para su edad, puesto que empezará a crear colores, y le encantará ver el resultado de las mezclas que ha hecho.

Otra opción interesante es que sea él quien escoja sus propios colores, respetando en todo momento sus decisiones (y caprichos). Y en caso de que su creación finalmente no le guste, debemos permitirle expresar por qué no le gusta. De esta manera aprenderá a confiar en sí mismo, a manejar su frustración y, sobre todo, a desarrollar su propia autoestima.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo