Desarrollo del niño

Qué beneficios aporta a los niños la relación con sus tíos y tías

Aunque siempre se suele hablar de la relación de los niños con sus abuelos, es cierto que la relación que mantienen con el resto de familiares cercanos es igualmente importante. Y es lo que ocurre con los tíos y tías. Te descubrimos cuáles son sus beneficios más importantes.

Qué beneficios aporta a los niños la relación con sus tíos y tías
Foto: Istock

Tener hijos puede llegar a ser muy duro, por lo que está bien necesitar (y recibir ayuda). En este sentido, ayudarnos unos a otros para cuidar de los niños es parte de nuestra propia naturaleza, tal y como coinciden en señalar muchos expertos. 

En los seres humanos, el cuidado de los niños requiere la participación de muchas personas, algo que se podría explicar por el hecho de que los bebés y los niños más pequeños requieren muchos cuidados, y la infancia tiende a durar mucho tiempo. De ahí que los padres se beneficien del contacto directo con sus familiares más cercanos, pero también los niños.

Para que los niños se desarrollen adecuadamente, los más pequeños necesitan variedad, repetición y novedad. Y aunque, como padres, seamos bastante completos, el niño necesita buscar esta estimulación en otra parte.

Las relaciones con los que le rodean, lo que incluye no solo familiares sino también los amigos y compañeros de la escuela, multiplican la estimulación y permiten que nuestro hijo reciba por duplicado y por triplicado los distintos elementos esenciales para su desarrollo.

Como indican los psicólogos infantiles, un niño que se siente seguro únicamente con sus padres muy posiblemente tendrá dificultades para desarrollar la confianza en sí mismo. Pero si, a menudo, se relaciona con otras personas, y es capaz de sentirse seguro con sus abuelos, tíos o amigos de la familia más cercanos, tenderá a desarrollar una mayor confianza en sí mismo.

La relación de los tíos con sus sobrinos
Foto: Istock

Cuando el niño pasa tiempo con las personas que lo rodean, se apega a otras personas, además de a sus padres. Esto le ofrece la posibilidad de abrirse al mundo, y lo anima a explorar. Por lo que todos los aspectos del desarrollo de un niño se benefician de la existencia de un entorno seguro y estimulante, ejerciendo un impacto muy positivo en sus distintas habilidades sociales, además de en su inteligencia, su lenguaje y sus habilidades motoras.

Por ejemplo, cuando un niño pequeño habla con su tía o con sus abuelos, a menudo lo comprenden menos que a sus padres. Básicamente hacen que se repita, de manera que el niño pequeño tiene que buscar otras palabras para expresarse, desarrollando su lenguaje para hacerse entender. 

De ahí que sea conveniente fomentar la implicación de quienes le rodean, asegurándose, claro está, de que el niño esté en contacto con aquellas personas que quieren estar con él y que, sobre todo, se preocupan por su bienestar. Y, en el caso de los tíos/as, la relación que mantengan con el pequeño es igual de importante.

La relación con los tíos/as

El papel de un tío o una tía cariñosa en la vida de un niño debe ser siempre apreciado. Y, lo que es más importante, se trata de algo que, en realidad, es muy necesario. 

Es cierto que, a diferencia de la crianza de los hijos, una vez que nosotros somos los padres de los niños (que tenemos una obligación legal), el tío/a no tiene ninguna obligación, lo que significa que no tienen que involucrarse tanto como ellos podrían elegir hacerlo. 

No obstante, como señalan los expertos, nunca existe mucho amor para darle a un niño, por lo que cuantas más tías y tíos tenga un niño en sus vidas, más influencias positivas podría tener en la vida, ya que también podrían convertirse en el “amigo adulto” que necesita un niño. Es algo muy enriquecedor, al proporcionarle otros modelos.

Cuando nuestro hijo está en compañía de su tía o tío aprende a adaptarse, ya que las cosas no son como en casa. Simplemente ve que fuera del hogar las instrucciones, las reglas y las formas de hacer y vivir pueden ser distintas. Además, también puede aprender cosas nuevas al llevar a cabo otras actividades diferentes.

Por este motivo, suele ser común que los niños que están acostumbrados a estar cerca de varias personas son más curiosos, y se adaptan mejor a los cambios

Pero, ¿cómo pueden las tías y los tíos que desean participar más en la vida de sus sobrinas y sobrinos convertirse en modelos positivos a seguir? Ser abierto, escuchar más y estar libre de juicios es de muchísima ayuda a la hora de construir una base de confianza y comodidad con un niño

De esta manera, mantener un contacto rutinario con el niño a través de distintas vías le ayuda a reconocer que su tío o tía se preocupa por él, y que ellos se encuentran genuinamente interesados en lo que está haciendo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo