¡A jugar en la arena!

Qué beneficios obtiene un niño al jugar con arena

Para un niño, jugar en la arena es una de las actividades más placenteras y divertidas. De hecho, solo hay que ver a un peque entretenerse con ella para darse cuenta. De lo que quizá no somos tan conscientes, es que no solo es un placer para ellos, sino que también les aporta grandes beneficios en muchos aspectos de su vida. Veamos los principales.

niño
Fuente: Pexels

Sí, a los niños les encanta y, si eres padre, seguro que disfrutas viendo a tu hijo pasárselo en grande. Puede que lo que no te haga mucha gracia es que el pequeño llegue a casa lleno de arena y posiblemente manchado, pero no debes enfadarte, eso significa que se ha divertido y sobre todo que ha aprendido mucho. ¿Quieres saber todo lo que obtiene para su desarrollo al jugar con ella?

Beneficios de jugar con arena en los niños

No, no están en el colegio, pero es que, jugando en el parque los niños también pueden aprender multitud de cosas, aunque a veces no nos percatemos de ello. Mira todos estos beneficios:

Mejoran su estado físico

Piensa en un niño jugando con la arena, seguramente le encantará escarbar; llenar su cubo, cargarlo, volcarlo; es muy probable que también se levante y se siente continuamente para hacer construcciones de arena, o incluso que salte sobre ella. Realmente es una manera muy buena de ganar fuerza en sus sistemas muscular y óseo.

Por otro lado, mientras desarrolla todas estas capacidades motoras, también mejorará su coordinación mano-ojo y en el caso de que juegue con palas y rastrillos, se estimulará su motricidad fina.

Tienen un mejor desarrollo cognitivo

Aunque no se den ni cuenta, mientras juegan con la arena los niños desarrollan y mejoran sus conceptos matemáticos. Aprenden a comparar, a analizar, a medir… Por ejemplo, la capacidad y el volumen comienzan a comprenderlos mejor. ¿Qué cubo está más lleno? ¿Cuánta arena cabe ahí?

Estimulan sus sentidos

Con la arena se potencia el desarrollo sensorial, y como nos imaginamos, principalmente el sentido del tacto. El peque experimentará nuevas sensaciones, conocerá nuevas texturas y superficies, empezará a comprender el equilibrio (al andar por la arena o al mantener en pie una torre) y a descubrir diferentes temperaturas (por ejemplo, cuando el sol calienta una zona y otra no).

Son más creativos

En este aspecto, el juego simbólico tiene mucho que decir. Por ejemplo, cuando un niño amontona arena y le da forma para convertirla en “un castillo”, desde luego que está desarrollando su creatividad y dando alas a su imaginación. Y es que, con ella pueden hacer todo lo quieran: crear puentes y carreteras, fosas y montañas, estatuas y figuras… Si encima cuentan con palas u otras herramientas o juguetes las posibilidades son más que infinitas.

Comprenden su entorno

niño
Fuente: Pexels

Jugar fuera de casa, posiblemente en la playa, en el parque o en el campo, les da una visión nueva del mundo en el que viven. Si además están rodeados de otros niños es una buena oportunidad para socializar.

Mejoran sus habilidades sociales y comunicativas

Jugar con la arena es una buena práctica que seguro que disfrutan mucho, aunque sea individualmente, pero también es una gran manera de interactuar con otros niños, ya sea en el arenero del parque o en la orilla de la playa. Compartir los juguetes, respetar turnos, construir algo juntos… Como vemos, las habilidades sociales y lingüísticas también se ven estimuladas.

Fortalecen su sistema inmunológico

Realmente, que un niño juegue al aire libre y se ensucie un poco es algo totalmente saludable para él, de hecho, puede aumentar su inmunidad. No obstante, recuerda siempre observar que la arena no tenga residuos como trozos de cristal, colillas o excrementos de animales. En esos casos sí que podría ser peligroso para ellos.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo