Miedos del niño

¿Qué debemos hacer si el niño tiene miedo a los insectos?

Frecuente en niños pequeños, y no tan pequeños, el miedo a los insectos puede ser desagradable. ¿Qué podemos hacer, y cómo ayudar a nuestro hijo/a a manejarlo mejor?

Es normal tener miedo a los insectos. Especialmente cuando pasamos un día agradable al aire libre, sobre todo cuando el buen tiempo llega (como podría ocurrir durante la primavera o el verano), y nuestros peques se tropiezan con alguno.

Curiosamente, cuando los niños/as son aún pequeños lo más común es que no sientan temor o miedo a la mayoría de los insectos de pequeño tamaño (como hormigas o arañas); a menos que vean a sus padres o familiares gritar de terror.

Eso sí, como señalan los expertos, es importante diferenciar un miedo y una fobia. En el caso, por ejemplo, de que se trate de un simple miedo a los insectos, es común que el niño, por ejemplo, no quiera ser picado por abejas, avispas o arañas. 

Pero se trata de un miedo que se transmite, por lo que, si el niño está en contacto con padres o adultos que también lo experimentan, el niño, evidentemente, se volverá muchísimo más sensible a él. 

Este miedo a los insectos suele ser racional, y es normal que el niño se asuste, pero de manera mesurada. En cambio, cuando se trata de una fobia, es muy común que la reacción del niño, al igual que la de los adultos, sea desproporcionada. Esto se refiere, por ejemplo, a la fobia a las cucarachas, arañas o las moscas. En estos casos, la causa de la fobia tiende a ser más profunda y difícil o complicada de identificar.

¿Cómo ayudar a nuestro hijo a superar su miedo a los insectos?

El miedo a los insectos es un miedo bastante común entre los niños, independientemente de la edad que tengan. Lo primero que se debe hacer a la hora de ayudar a los niños pequeños a superar su miedo a los insectos, o incluso a los animales pequeños, es el conocimiento.

Los niños pequeños suelen tener conceptos erróneos sobre los insectos, pensando, por ejemplo, que las picaduras de abejas o de arañas pueden matarlos. Se trata de un tipo de idea que, en realidad, puede provenir de la propia imaginación del niño, o incluso de discusiones con compañeros de clase y amigos.

Niños con miedo a los insectos
Foto: Istock

Es importante tratar de desenredar lo verdadero de lo falso con él, intentando explicarle por qué no debe temer eso, ya que no es real. Por ejemplo, una buena idea es intentar leer con ellos libros sobre insectos o sobre animales pequeños, explicándole su forma de vida y el entorno natural en el que viven. 

Introducir al niño/a en el mundo de los insectos podría ser de muchísima ayuda a la hora de permitir que los niños pequeños estén más tranquilos. Además, si el niño no presenta reacciones alérgicas particulares a las picaduras de insectos, no tiene sentido hablarle acerca de los peligros asociados con el shock anafiláctico (especialmente cuando nuestro hijo/a es ya un poco más grande, y puede entender mejor en qué consiste y por qué hay que tener cuidado).

Otra forma útil de ayudar a nuestro hijo/a a superar sus miedos a los insectos, o a los animales pequeños, es tratar de mantener la calma frente a los insectos. ¿Cuántas veces hemos sentido terror ante la presencia, por ejemplo, de una cucaracha, y así lo hemos expresado, delante de nuestros hijos/as? 

Por tanto, es importante dar ejemplo y hacerle entender que, aunque algunos insectos pueden no ser agradables, no son peligrosos ni graves. Dado que el niño sabe que nos preocupamos por él cuando se encuentra en peligro, mantener la calma en presencia de insectos le demostraría que no tiene nada que temer.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo