Reggeaton a todas horas

¿Cómo educar ante el sexo explícito de las canciones de moda?

Muchos adultos no les prestan atención o si lo hacen demasiado les llaman exagerados. ¿Cómo reaccionar ante los niños? ¿Cómo explicarles que se distorsiona la sexualidad?

Ritmos pegadizos, bailables, algunos menos explícitos que otros… Que se cuelan en la radio, en el coche, algunos en el patio del colegio como la popular “Despacito”, que niños de 4 y 5 años se saben de memoria. “No se le puede poner puertas al mar”, explica el psicólogo y sexólogo Felipe Hurtado, “esas canciones están ahí y las van a escuchar queramos o no”.

Muchas asociaciones han intentado ejercer presión para que su emisión se prohíba en algunos canales y televisiones, sobre todo alegando al machismo y sexismo de muchas de sus letras. Esto no es nuevo, desde hace años existen canciones con alto contenido sexual que a muchos padres les pasaban desapercibidas en su adolescencia y que ahora toman conciencia cuando sus hijos tararean “Si tú me llama’ nos vamo’ pa’ tu casa. Nos quedamo’ en la cama. Sin pijama, sin pijama” de la cantante latina Becky G.

El también presidente de la Asociación Española de Especialistas en Sexología (AES) recomienda a los padres “aprovechar estas canciones para hacer pedagogía porque sus letras son un instrumento muy bueno para explicarles cómo deberían ser las relaciones sexuales, para hablares del respeto, de la identidad, la prostitución, etcétera”. El especialista considera que “prohibir cantar o escuchar una canción no es la solución” ya que durante las muchas horas que los hijos no están con los padres pueden tener acceso a ellas: “Hay que tomar una actitud activa y reflexionar con ellos sobre los contenidos y también saber qué piensan nuestros hijos sobre eso”. Tengan la edad que tengan y adaptado a su madurez y entendimiento.

“To’a las putas quieren kush.
Yeah, yeah, yeah.
Aquí pasamos moñas por el TSA.
Las putas se montan fácil como en GTA”

Krippy Kush (Bud Bunny y Farruko)
622 millones de visitas en YouTube.

¿Se distorsiona la sexualidad?

La distorsión de la sexualidad entre los jóvenes explicaba a esta revista la sexóloga Nayara Malnero, por múltiples factores tales como que muchos de ellos se “educan” en la sexualidad viendo pornografía, que se inician muy pronto en las relaciones sexuales y que su deseo de experimentación y falta de sensación de peligro está por encima de la afectividad. Este tipo de canciones no son la causa, dice Hurtado, “de una vida sexual distorsionada, pero no ayudan a crecer sexualmente en el respeto al otro”. Sin duda “las adicciones sexuales entre los jóvenes han aumentado mucho y el acceso a la pornografía ha hecho que cada vez busquen la excitación en motivos o imágenes más intensas. Lo normalizado no les interesa”, por eso, insiste, “un trabajo común entre escuela y padres es esencial para enseñar a nuestros jóvenes la belleza, importancia y la necesidad de una vida sexual sana y respetuosa”.

“Hagamos vídeollamada. Me
manda foto’, fotico’. Mostrando
todo, todito. Cuando llegue
desbaratamo’ la cama (...).
Siempre he sido una dama.
Pero soy una perra en la cama.”

Sin pijama (Becky G. y Natti Natasha).
560 millones de visualizaciones en YouTube.

Trabajar en la igualdad

El psicólogo y sexologo Felipe Hurtado nos cuenta que “en los talleres de sexología en que trabajamos estos temas, la mayor parte de los chavales no se dan cuenta de lo que están cantando. Se pone de moda, pero no analizan el mensaje y no son conscientes de esa falta de respeto de un sexo hacia el otro, o de lo denigrantes o vejatorias que pueden ser para las mujeres porque muchas canciones actuales de origen latino tienen mensajes machistas de posición y dominio. Las chicas son más activas y sensibles a estos temas, más críticas y reflexivas, como las madres, que suelen acudir a más talleres que los padres. Pero para trabajar en la igualdad tenemos que estar todos, hombres y mujeres, padres, profesores y formadores. Haciendo uso de una canción, de una noticia, de una pregunta que pueda surgir estudiando matemáticas se puede trabajar en la igualdad. Hay que trabajar actitudes para cambiar comportamientos”.

“To’a las putas quieren
kush. Yeah, yeah, yeah.
Aquí pasamos moñas
por el TSA. Las putas
se montan fácil como
en GTA”

Krippy Kush (Bud Bunny y Farruko)
622 millones de visitas en YouTube.

 

Continúa leyendo