Coordinación

Qué significa ser ambidiestro y qué implica

Te contamos por qué hay personas que no tienen preferencia al utilizar sus manos o sus pies, y por qué las hay que recurren a una u otro en función de la que tarea que deseen ejecutar.

Cuando decimos que una persona es ambidiestra nos referimos a su capacidad para utilizar de forma alterna las manos, las piernas o todas ellas. Puede ser, como ocurre con algunos deportistas, que lo sean por una cuestión de práctica o entrenamiento de muchos años, o bien que se deba a que la lateralidad de su cerebro no es homogénea.

Como vimos en la pieza que dedicamos a ser zurdo, la lateralidad se clasifica en función de la preferencia manual, podal, visual y auditiva del cerebro. Lo habitual es que estén todas definidas en el mismo lado del cuerpo, de ahí que hablemos de ser diestro o zurdo, proceso que queda definido a los 5 años de edad aproximadamente.Sin embargo, tal y como explica el doctor Jordi Sasot para Top Doctors, “En aproximadamente un 25% de la población, por causas genéticas, la lateralización no se hace correctamente, por lo que los niños sufren una lateralidad cruzada”. Esto significa, añade el médico, que “En estos casos hay un predominio lateral no homogéneo, donde mano, pie, oído u ojos no están en el mismo lado del cuerpo”.

Tipos de lateralidad

Existen diferentes tipos de lateralidad en función de sus características: la lateralidad contrariada, cuando una persona cambia de manos en tareas comunes y utiliza la que no es su dominante porque se le fuerza a ello y la lateralidad cruzada en individuos ambidiestros, que son aquellos que dependiendo de la tarea la realizan siempre con una u otra mano —escriben con la derecha y comen con la izquierda, por ejemplo—, son las más estudiadas. No son las únicas, porque también se habla de lateralidad de oposición, aquella en la que tienen impacto factores sociales porque se produce cuando el niño o niña decide utilizar su mano menos dominante por el motivo que sea, y la lateralidad indistinta, en la que el niño o niña no tiene definido con qué mano o pie hace cada tarea. 

De todos los tipos de lateralidad descritos la que menos problemas conlleva, según explican desde Axa, es la cruzada (o heterogénea) siempre y cuando esté controlada porque en este caso el cerebro sí sabe cuál es la parte dominante para ejecutar cada tarea. No ocurre así cuando se trata de una lateralidad indistinta, en cuyo caso, “Aunque parece una ventaja, en realidad no lo es, porque es importante para el cerebro centrar su lateralidad en un lado dominante”, añaden desde Axa

Qué implica la lateralidad cruzada

Todavía en la actualidad está extendida la idea de que la lateralidad cruzada es una patología pero, si bien es cierto que se presenta en niños y niñas diagnosticados con TDAH y se la relaciona con problemas potenciales en el aprendizaje, especialmente en la lectoescritura, “los especialistas aseguran que no está demostrado que la lateralidad cruzada conlleve dificultades escolares o de aprendizaje”, afirma el doctor Sasot. Esta es una afirmación en la que coinciden también expertos en neurología pediátrica como el doctor Manuel Antonio Fernández, que divulga sobre esta y otras cuestiones de su especialidad en el blog El Neuropediatra. El doctor Fernández incide en que la lateralidad cruzada no se debe tratar.  

Lo que sí recomiendan algunos especialistas son ejercicios que permitan reforzar la lateralidad en los niños y que ser ambidiestros no les supongan problemas de aprendizaje, pero actualmente no existe un consenso global en este sentido. Por ello, dado que cada caso tiene sus circunstancias, en caso de que detectéis síntomas de lateralidad cruzada en un niño o niña pequeña conviene ponerlo en conocimiento de los especialistas para que valoren ese caso en concreto. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo