Conoce las clases de dependencia

¿Qué tipos de dependencia puede tener un niño?

Los niños deben aprender a ser poco a poco cada vez más independientes. Si tu hijo depende mucho de ti… ¿Sabes en qué aspectos lo hace? Mira aquí los principales tipos de dependencia.

niña
Fuente: iStock

Es un problema frecuente en los niños. Y es que, por definición, los menores nacen siendo dependientes. Sin embargo, es tarea de sus padres que poco a poco sean cada vez más autónomos. El problema es que a veces, esa emancipación, no se produce como debería y los niños acaban siendo muy poco independientes.  En este sentido, ¿qué tipos de dependencia pueden aparecer?

Todos los niños en su infancia más tierna son dependientes, necesitan que sus padres los cuiden, les den de comer, se aseguren de que duermen, de que están limpios… Y así con tantas otras cosas. De hecho, esa dependencia es beneficiosa en las primeras etapas de nuestra vida: nos ayuda a sentirnos queridos, valorados y protegidos. Algo que ayuda enormemente a nuestra autoestima y desarrollo.

No obstante, muy lentamente los menores comienzan a desarrollar autonomía y van poco a poco no requiriendo tanta atención de sus padres. Aprenden a hacer cosas por sí mismos. Y esto es esencial tanto para su presente, como para su futuro, ya que cuando sean mayores necesitarán ser autosuficientes.

Eso sí, puede ocurrir que, ese proceso de emancipación no se desarrolle adecuadamente y los niños puedan acabar siendo dependientes en muchos aspectos. Algunas de las causas pueden ser sobreprotección de los padres, falta de apego o ausencia de límites y normas, entre otros. Es decir, que cambiará su desarrollo en función del tipo de apego y educación que les den sus padres. Aquí puedes leer más acerca de las causas y síntomas de la dependencia en niños.

Tipos de dependencia

Aunque no hay como tal una clasificación de los distintos tipos de dependencia, sí que existen algunas conductas que pueden ser comunes en los niños y que dan lugar a estas clases de dependencia:

  • Dependencia de la presencia de sus padres. Los menores que presentan esta clase de dependencia sienten la necesidad de estar al lado de sus padres de manera permanente. Es habitual ver a niños que no quieren quedarse en casa de otras personas o que no quieren estar solos mientras no estén sus padres con ellos.
  • Dependencia de las responsabilidades. En esta ocasión, los niños con esta dependencia, la manifiestan cuando no pueden o no quieren afrontar las responsabilidades que les corresponden para su edad. Para ello les sirve como excusa que sus padres deben asumirlas.
  • Dependencia emocional. En este caso se trata de una dependencia que tiene que ver con ciertas carencias afectivas. El niño que la padece suele necesitar cariño por parte de sus padres porque les necesita para sentirse bien. Junto a los padres los niños se sienten cómodos, seguros y protegidos.
  • Dependencia de aprobación. Se trata de un tipo de dependencia que aparece en caso de que los niños necesiten constantemente ser aprobados. Normalmente su autoestima es algo baja y esto hace que no crean en sus capacidades propias, por lo que necesitan de sus padres para que les guíen continuamente. Buscan que sus mayores les supervisen constantemente y aprueben lo que hacen para sentirse seguros y a gusto consigo mismos.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo