Cuando tu hijo quiere volver a ser un bebé

Regresiones infantiles: causas y cómo ayudar a los niños

Si tu hijo de repente no sabe hacer cosas que antes sí sabía hacer, cómo cepillarse los dientes o atarse los cordones, puede que esté teniendo regresiones en su desarrollo. Mira por qué le puede ocurrir.

pies
Fuente: iStock

De repente tu hijo, que ya sabía ir al baño solito, vuelve a mojar la cama y a necesitar pañales. O bien tu niña, que ya sabía cómo atarse los cordones, ya no puede hacerlo. Estos son solo algunos ejemplos de regresiones infantiles, una fase por la que pueden pasar los niños y que a veces puede causar preocupación y desesperación a los padres. Conoce las principales causas por las que ocurre esto y algunos consejos de ayuda si es que tu hijo está pasando por ello.

Las regresiones infantiles podrían definirse como retrocesos que viven los niños habitualmente entre los 3 y los 5 años. Son momentos en los que los peques retroceden en su desarrollo y tienden a tener conductas evolutivas anteriores que ya habían logrado superar. Aquí puedes conocer más al respecto.

Pero, ¿por qué les ocurre esto? Veamos algunas de las posibles causas.

Principales causas

De un momento a otro los niños puede que olviden cómo cepillarse los dientes o de repente vuelven a hablar como lo hacían cuando eran mucho más pequeños. Las regresiones infantiles pueden causar síntomas como esos y estas son algunas de las razones que pueden explicarlo:

  • La vuelta al cole. Después de las vacaciones, cuando tu hijo tiene que volver al colegio, puede que sienta presión por muchas razones, por cumplir con sus tareas académicas, por relacionarse con gente, por estar sufriendo algún tipo de acoso escolar
  • Un problema familiar. Como siempre decimos, los niños se percatan enormemente de cómo es su entorno y si hay conflictos familiares, intentarán volver a épocas en las que no los había para evitar la angustia que les produce esas crisis de familia.
  • La llegada de un hermanito. En el lado contrario, pese a que no haya enfrentamientos familiares, el nacimiento de un hermano puede producir celos en el niño y que intente tener conductas extrañas para conseguir de nuevo la atención.
  • La enfermedad o muerte de un familiar cercano. Si el niño es muy pequeño y aún no sabe cómo gestionar las emociones, puede que intente “retroceder” a esa época en la que la persona estaba sana o aún vivía para intentar evitar el dolor que le produce su situación.

¿Cómo puedes ayudar a tu hijo?

Si tu hijo está pasando por ello, prueba estas recomendaciones:

  • Apóyalo y trata de entenderlo. Explícale a tu hijo que es una situación que puede ser normal en niños de su edad y que poco a poco irá mejorando de nuevo. Es importante que no se sienta incomprendido.
  • Pregúntale y habla sobre lo que le ocurre. Pregunta a tu hijo y escucha cómo se siente. Dile que has notado algunos cambios en sus hábitos porque, aunque parezca una tontería, le ayudará a reflexionar sobre ello.
  • Busca el origen. Para encontrar soluciones, debes intentar buscar la causa que está produciendo cambios en su comportamiento. Algunos niños puede que sepan expresar la razón por la que sienten así, pero en otros casos, los padres deben tener la habilidad para buscar los motivos que están agobiando o estresando a sus hijos.
  • No pongas presión. Es fundamental que no presiones a tu hijo para que vuelve a hacer lo que antes ya hacía, conseguirás el efecto contrario. Lo mejor que puedes hacer es mostrar interés por sus sentimientos, hablar con él, tener paciencia y darle seguridad. Normalmente son situaciones temporales, por lo que poco a poco los síntomas irán desapareciendo.
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo