Sedentarismo en niños

Ayuda a tus hijos a ganar la batalla al sofá

La Organización Mundial de la Salud ha descrito la obesidad como una auténtica epidemia de este siglo. La causa es nuestro estilo de vida sedentario.

Ayuda a tus hijos a ganar la batalla al sofá

La peste en el siglo XIV, el cólera en el XIX... y la obesidad, en el XXI. Según el Estudio de Vigilancia del Crecimiento dependiente del Ministerio de Sanidad, el 44,5% de los niños españoles de entre seis y diez años está por encima de su peso (26,2% con sobrepeso y 18,3% con obesidad), niños que, en el futuro, tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares o metabólicas.

Y es que los niños gorditos tienen un 41% de posibilidades de convertirse en adultos obesos, situación que se agrava si se es obeso en la adolescencia, según datos del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

¿Y a qué se debe este aumento tan alarmante? Los expertos coinciden en que la raíz del problema no es genética, sino que se trata de factores ambientales, es decir, de nuestro estilo de vida urbano, sedentario y tecnificado.

Seguramente, si echamos la vista atrás y recordamos cómo era nuestra infancia, no nos visualizaremos acudiendo en coche al centro comercial. “Yo iba en bici al colegio, jugaba con mis amigos en la calle y los fines de semana nos reuníamos toda la familia en el campo. La infancia de mi hija Nerea está siendo muy diferente”, recuerda Maite, que nunca consigue llegar a casa antes de las siete y apenas le da tiempo a preparar la cena y el baño.

En los últimos años, el hogar ha sustituido a la calle como “patio de juegos” de los niños y, en vez de combas, elásticos o balones, juegan con la videoconsola o la tableta.

Los avances técnicos que tantas ventajas nos han aportado han eliminado todo esfuerzo físico de la vida cotidiana: ascensores, desplazamientos en coche, escaleras mecánicas...

Ya ni siquiera hace falta salir de casa para hacer la compra, la tenemos a un click de ratón. Esto es lo que los expertos llaman “ambiente obesogénico”, es decir, vida sedentaria y abundancia de alimentos. Ya tenemos la explicación a esta epidemia del siglo XXI.

La buena noticia es que hay muchas cosas que podemos hacer en nuestro día a día para prevenir o revertir el exceso de peso de toda la familia, incluso si vivimos en una gran ciudad y disponemos de poco tiempo.

 

Televisión y tableta, cuanto menos mejor

La tele es el mejor amigo del sedentarismo. Muchos estudios asocian el número de horas que los niños pasan delante de ella (en España, más de tres horas al día), con el incremento del sobrepeso.

Llevar una vida activa –60 minutos diarios de actividades moderadas– reduce el riesgo de obesidad en un 10%, sin embargo, aumenta un 12% por cada hora de televisión.

Así que está claro: reducir el tiempo de tele a una o dos horas al día como máximo es imprescindible. A esto podemos sumar media hora más para videojuegos, pero el tiempo total de “ocio de pantalla” no debería superar las dos horas y media.

Otra cosa importante es mantener el dormitorio de los niños libre de cualquier pantalla (tele, ordenador...), ya que la presencia de estos aparatos en su cuarto está asociada a un mayor índice de obesidad.

 

Cuatro actitudes de los padres que ayudan a los niños a hacer ejercicio

1.- Animar con nuestro interés cuando nos hablen, por ejemplo, de sus clases de educación física, enseñándoles que no hace falta ganar siempre, que el deporte es bueno en sí mismo porque nos sirve para crecer sanos.

2.- Dar ejemplo: La mejor manera de que se muevan es llevar un estilo de vida activo nosotros mismos. En una gran ciudad también es posible: cogiendo el ascensor solo dos veces por semana, subiendo andando las escaleras del metro...

3.- Participar en las oportunidades de ocio activo que hay en nuestra zona: actividades extraescolares, jornadas deportivas, carreras populares, clubes deportivos, excursiones...

4.- Dar oportunidades para que jueguen regalándoles unos patines o un balón, llevándoles a jugar al parque o a cualquier espacio abierto (mejor si es al aire libre) y ayudándoles a organizar su tarde de manera que haya tiempo para hacer los deberes y ver la tele, pero también para hacer ejercicio.

 

 

Etiquetas: deporte, ejercicio físico, hábitos saludables, obesidad, salud niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS