Posibles causas de la desmotivación

Si no quieres desmotivar a tus hijos, no hagas esto

¿Notas a tu hijo desmotivado? Es importante averiguar la causa que lo esté produciendo. Y muchas veces analizar y cambiar nuestra propia actitud podría servir de gran ayuda.

niño
Fuente: iStock

Al igual que las personas mayores, los niños también tienen momentos de desmotivación. Lo importante es tratar de encontrar la causa que la está provocando y asegurarse de que no es una situación que se mantiene en el tiempo. Muchas veces los motivos tienen que ver con ciertas conductas que tienen los mayores hacia ellos. Veamos algunas actitudes que es mejor evitar.

Es característico que los más pequeños tengan una gran sed por aprender y por explorar el mundo en el que viven. Tienen energía, vitalidad y, sobre todo, mucha curiosidad por cualquier cosa que los rodea. Por eso, cuando vemos que un niño no tiene ganas de nada, parece que todo le da pereza, se muestra apático, los castigos ni le importan y, básicamente, no tienen interés por ninguna actividad nos llama realmente la atención

Y es que, tanto en ellos, como en los mayores, la motivación es la que nos hace ponernos en marcha cada día y por eso, cuando esta falta, es normal que estemos algo más bajos de ánimo. Aunque esto pueda ser una buena razón de preocupación para los padres porque notan que su hijo no se esfuerza en sus cosas, ni tampoco disfruta, a priori no debemos alarmarnos.

Como decimos, es normal no estar al 100 % en todo momento de la vida y a los niños les ocurre igual. El objetivo es tratar de encontrar qué es aquello que le está sucediendo al pequeño para evitar que esto se prolongue en el tiempo. En caso de que notemos que es una circunstancia que dura más de lo que normal, es recomendable consultarlo con un profesional para valorar y descartar que existan otros problemas.

¿Qué puede causar la desmotivación de un niño?

Si vemos que un niño está desmotivado o bajo de ánimos puede ser por varias razones y muchas pueden ser causadas por las actitudes de las personas de su entorno, ya que, sin ser conscientes, pueden estar desmotivándole. Hagamos un análisis de los posibles motivos que hacen que los más pequeños puedan desmotivarse:

  • Puede que no reciban la atención que necesitan de sus figuras de apego y eso puede provocarles desmotivación.
  • Pueden sentir que las personas que les rodean no les comprenden.
  • Cuando se les impone hacer cosas que ellos no quieren hacer, o se les fuerza a ello, pueden sentirse muy desmotivados.
  • Cuando no saben con claridad qué es lo que su entorno espera de ellos ocurre lo mismo.
  • Pueden sentirse desmotivados cuando no entienden el propósito de las cosas que hacen cada día.
  • Cuando se sienten frustrados porque las metas que les impone su alrededor o las expectativas que tienen de ellos son demasiado altas o difíciles de alcanzar.
  • Puede que la crianza que tengan sea muy autoritaria y con un alto nivel de exigencia.
  • No se sienten valorados y sienten que su esfuerzo no está apreciado. Su entorno puede que tampoco les estimule o ayude a su desarrollo y esto lleva a la desmotivación.
  • Si tienen un problema psicológico personal, les puede provocar estar desmotivados y, además, este les puede estar impidiendo subir su ánimo (por ejemplo, baja autoestima, depresión, inseguridad, estrés, ansiedad…).
foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Vídeo de la semana

Continúa leyendo