Rabietas infantiles

Si quieres mejorar las rabietas de tu hijo, pasad tiempo al aire libre

Una nueva investigación científica asegura que la solución definitiva a la buena gestión de las rabietas infantiles es pasar tiempo al aire libre, incluso, antes de que sucedan. Además, han dado con el mínimo recomendado.

rabietas
Fuente: iStock

Como madre o como padre puedes leer muchos libros, hacer muchos cursos sobre crianza y educación y leer mil artículos sobre rabietas. Pero, a la hora de enfrentarte por primera (y por segunda, por tercera,…) vez a una de ellas, parece que todo se olvida. Tan solo puedes escuchar el llanto y los gritos desconsolados de tu hijo y, a veces, te quedas paralizado, sin saber qué hacer. Otras muchas, la paciencia puede contigo y haces gala de tu instinto más primitivo, bajando a su nivel: gritas, te enfadas o lo encierras en su habitación hasta que se le pase.

Pero, realmente, ¿este es el camino correcto? De acuerdo a los expertos en educación y crianza, no. Desde Ser Padres no nos cansamos de prescribiros consejos, pautas y tipos de actuación que podéis seguir para sobrellevar las rabietas sin perder la paciencia aunque, tal y como afirma el psicólogo Rafa Guerrero, para poder gestionar las emociones de los niños (el origen de toda rabieta), primero hace falta saber controlar las tuyas propias. Y, si no te ves capacitado para ello, nunca será tarde para pedir ayuda psicológica.

¿Y si la solución a las rabietas estuviera en el aire libre?

Hoy vamos a hablar de otro tip. Pero esta vez no lo aporta un experto, sino los resultados de una nueva investigación científica publicada en la revista People and Nature Journal. La misma ha llegado a la conclusión de que pasar un poco de tiempo al aire libre puede ayudar a calmar a los niños (y no es ninguna tontería).

En concreto, a través de un montón de entrevistas a las familias con motivo de los cambios emocionales del confinamiento en los niños, llegaron a la conclusión de que los pequeños que más tiempo pasaban en la naturaleza, tenían menos problemas de comportamiento y emocionales que aquellos que no tenían a su disposición espacios al aire libre como parques y jardines.

Por eso, aseguran que pasar, al menos, diez minutos diarios al aire libre puede reducir sustancialmente la gravedad de sus rabietas, así como su comportamiento y la gestión emocional en general. Lo mejor, tal y como ya hemos comentado en otras ocasiones, es hacer escapadas al campo: rutas de senderismo, un picnic… Pero, si por logística o tiempo no fuese posible, pasar al menos diez minutos en algún jardín o parque cercano también es bienvenido.

“No tiene por qué ser acampar en el bosque y buscar comida; realmente, puede ser tan simple como dar un paseo cerca de la casa o sentarse afuera durante diez minutos al día”, asegura Samantha Friedman, directora de la investigación.

Para llegar a la conclusión, aparte de centrarse en otros aspectos, los autores preguntaron a padres con niños de entre tres y siete años con qué frecuencia habían tenido rabietas entre abril y junio de 2020. Llegaron a la conclusión de que los que habían pasado el confinamiento en un entorno privilegiado (con naturaleza a su alrededor) estaban en mejores condiciones que los que habían tenido que estar encerrados.

La necesidad de conectar a los niños con la naturaleza

Este no es, sin embargo, el primer estudio científico que demuestra lo necesaria que es la naturaleza para el desarrollo de los niños. Este otro, publicado en la revista Nature Sustainability, afirmaba hace tan solo unos meses que los niños en contacto con la naturaleza (o con zonas verdes) tienen mejores facultades cognitivas.

Además, este de la Universidad de Helsinki encontró que los niños que pasan más tiempo en la naturaleza disfrutaban de un sistema inmunológico más fuerte que aquellos que no pueden disfrutar de ella.

Aunque es cierto que en la actualidad asistimos a un ‘déficit de naturaleza’ por parte de los más pequeños, debido a nuestras condiciones de vida, volver a conectarlos con ella es más fácil de lo que creemos. Basta que sigáis los consejos de este artículo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo