3-4 años

Trucos para que los niños aprendan a vestirse solos

5 minutos

Aprovecha que tu hijo se encuentra en esa etapa de querer hacerlo todo “yo solito” para enseñarle a vestirse.

También te puede interesar: Enseña a tu hijo a vestirse solito
aprender_vestirse

Entre los 3 y los 4 años, tu pequeño ya tiene edad para ir aprendiendo a vestirse solito. Los primeros días que lo intente necesitará mucha ayuda, pero luego cada vez menos. Déjale practicar y recurre a algunos trucos que nos enseñan Amelia Gómez Pastor y Elisa Barraza Gutiérrez, maestras de Educación Infantil de la Escuela Infantil Bambi, en Priego de Córdoba (Córdoba). Con estos consejos le facilitarás el logro de su nueva hazaña. Además, así lograrás que poco a poco vaya siendo más autónomo.

Copiando a mamá, jugando…

Ahora bien, para evitar que se eternice con sus prendas y lleguéis tarde a todas partes…

  1. Es muy buena idea que te vistas delante de él. Los niños  aprenden imitando y ver cómo lo haces tú será el manual de instrucciones perfecto para que tu peque sepa hacia qué lado tiene que colocar cada prenda y por dónde tiene que metérsela.
  2. También es recomendable que hagáis un pacto: por ahora, él se encargará de ponerse las prendas inferiores, que son las más sencillas de colocar, y tú le pondrás las superiores, que resultan más complicadas. De este modo  irá ganado confianza en sí mismo y no se desmotivará (lo malo de que se desanime es que te pedirá que sigas vistiéndole tú). Por supuesto, a medida que vaya ganando soltura podrá empezar a ponerse también las camisetas y los jerséis.
  3. A partir de hoy, procura no desnudarle tú, deja que lo haga él. Este “juego” le servirá de entrenamiento para ir ganando soltura en el manejo de sus prendas.
  4. Cómprale algún juguete que contribuya a este aprendizaje, como el Juego para practicar con cierres, de Janod (24,95 €) y el cuento Haz lazos con Teo, de Ed. Planeta (11,95 €). Se lo pasará genial al tiempo que aprende.

¿Cuál es el vestuario más adecuado?

Además de tener en cuenta estos consejos es fundamental que le compres ropa que sea muy fácil de poner y quitar. Por ejemplo:

  • Faldas y pantalones con elástico en la cintura, en lugar de cremallera y/o botones
  • Jerséis de cuello amplio, que le entren bien por la cabeza
  • Camisetas en vez de camisas, para que no tenga que abrocharse
  • Calcetines sin talón, para que se los meta como se los meta, se le ajusten bien
  • Calzado con velcro, no con cordones.

Si alguna de sus prendas lleva cremallera, mete por el agujerito de la hebilla una anilla que le permita tirar de ella con menos esfuerzo. También le vendrá fenomenal entrenarse subiendo y bajando la cremallera de tu abrigo. Como tendrá los dientes grandes, le costará menos manejarla e irá adquiriendo práctica.

¡Dale pistas!

Además de comprar a tu hijo ropa adecuada para este aprendizaje, es muy acertado que le des “pistas” para que adivine cómo tiene que ponérsela. Por ejemplo:

  • Dile que el dibujo de sus camisetas y jerséis debe quedarle sobre la tripa, no en la espalda
  • Explícale también que las etiquetas van en la parte de atrás y que los bolsillos más grandes de los pantalones y las faldas deben quedar en el culete, igual que la parte más amplia de las braguitas y calzoncillos
  • Para que no se ponga  los zapatos al revés, prueba a dibujarle en el interior del zapato derecho una flecha que se dirija hacia la izquierda y en el izquierdo, una flecha que vaya hacia la derecha. Antes de ponérselos tendrá que juntar los zapatos y… ¡estarán bien colocados si las flechas se “besan” en el medio!

En cualquier caso, no te impacientes y deja para dentro de un tiempo las tareas de abrocharse los botones y atarse los zapatos. Son las más difíciles de realizar y como es lógico, las que más le costará dominar a tu pequeño. Por ahora, felicítale por cada prenda que logre ponerse, aunque no esté colocada perfectamente. Tu apoyo será el mejor incentivo para que lo siga intentando.

Ponerse el abrigo en un pis pas

Hay un método muy sencillo para enseñar a los pequeños a ponerse el abrigo. Consiste en colocarlo en el suelo abierto hacia arriba, de manera que el cuello del mismo quede a los pies del niño. A continuación, éste tiene que arrodillarse, meter las manos por las mangas y pasar el abrigo por detrás de su cabeza. Hecho esto, sólo le queda levantarse y… ¡magia! ¡tendrá el abrigo puesto!

Algunas dudas y su solución

“Mi hijo no tiene interés en vestirse solo, ¿qué hago?”

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo diferente y si no lo intenta, lo más probable es que aún no se sienta preparado para ello. Lo estará cuando empiece a mostrar interés por su ropa, intente imitarte a ti cuando te vistes y te desnudas... Da tiempo al tiempo.

“Se eterniza con cada prenda y siempre llegamos tarde al cole”

Pacta con él que sólo podrá vestirse a su ritmo los días de fiesta. Los demás tendrás que seguir vistiéndole tú.

“Saca medio armario antes de empezar a vestirse”

No le dejes. Ofrécele sólo dos conjuntos entre los que pueda elegir, que le gusten mucho eso sí. Así verá que le tienes en cuenta pero también que le pones límites. Y tardará menos en vestirse.

“Me dijeron que siguiendo el ritmo de la música se vestiría antes, pero ocurre lo contrario”

La música puede ser un incentivo para niños a los que les va la marcha, pero otros pueden agobiarse con ella, sobre todo si la idea es que acaben de vestirse antes de que finalice la melodía. Ponerla o no depende del carácter de cada pequeño, pero ojo,  aprender a vestirse debe ser siempre una lección con connotaciones positivas y agradables, no un proceso estresante.

Etiquetas: 3 años, 4 años, autonomía, ropa para niñas, ropa para niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS