Miedos infantiles

Trucos para superar el miedo al dentista

Te damos algunos consejos para tranquilizar a tus hijos antes, durante y después de la visita al dentista.

dentista

Es uno de los doctores más temidos por niños y adultos, pero no debería ser así: los dentistas cuidan de nuestra boca y nos enseñan a cepillarnos correctamente. Hablamos con Alida Moi, educadora infantil que imparte unos talleres organizados por el Colegio de Odontólogos de Madrid para superar el miedo al dentista. Alida nos cuenta cómo podemos tranquilizar a nuestros hijos antes de la visita.

¿Cómo convencer a un niño con miedo para que vaya al dentista?

Como primer paso sería importante entender de dónde viene el miedo, si es porque el niño ya ha tenido contacto con el dentista o si es porque se ha ido construyendo una imagen del mismo a través de lo que ha oído, visto o leído. Ahí el papel de los padres es fundamental, porque en muchos casos el miedo existe en el niño por "contagio familiar”. Los niños observan con mucha atención la actitud con la que los padres van al dentista y hablan de él, y por eso es determinante hablarles con serenidad, escucharles y tranquilizarles.


¿Conviene avisarle de que vamos a ir para que se vaya mentalizando o es mejor no decirle nada hasta llegar a la consulta?

Es importante avisarle y hablarle con tiempo, explicarle quién es el dentista y por qué hay que ir a su consulta. Hablarle con entusiasmo y siempre en positivo es fundamental para que la actitud del niño sea también positiva y receptiva.


¿Puedes darnos algunos ejemplos de mensajes tranquilizadores que podemos decirle a un niño con miedo al dentista?


Hay que hablarle de la figura del dentista como un médico amigo que se preocupa por su salud dental y que hará todo lo posible para que tenga unos dientes sanos y fuertes. Revisará con herramientas muy especiales nuestros dientes y si con un espejito ve que hay alguno que no está bien, nos lo curará.


¿Y alguna idea de juegos o cosas que se pueden hacer con ellos en la sala de espera?


Durante la espera, el niño puede entretenerse con sus juguetes traídos de casa o se le puede dar de pintar o leer, avisándole que cuando salgan a llamarle va a dejar de jugar durante un momento. Previamente nos habremos ocupado de mentalizarle y explicarle dónde va a ir y cuándo.
En algunas consultas, además, hay posibilidad de jugar o entretenerse con algo relacionado con los dientes para reforzar en positivo su actitud.


¿Es apropiado llevarle a un dentista “normal” o siempre es mejor a uno para niños, que tenga su consulta decorada y adaptada para los peques?


Entrar en un espacio decorado y adaptado para ellos ayuda a sentirse en un lugar acogedor y familiar, con elementos que estimulan su imaginación durante la visita. Una buena predisposición hacia los niños, paciencia para escucharles y un margen de tiempo para tranquilizarles son algunos de los aspectos necesarios para conectar con ellos. Sin una consulta decorada, también un dentista "normal" puede llevar al niño a viajar con su imaginación y a descubrir que existen muchas formas de ser valiente y fuerte.

¿Es bueno premiarles si se portan bien en la visita?

El mejor premio para el niño es alabar su actitud colaborativa y reforzar su capacidad de superar el miedo cada vez más. Las palabras de los padres y del dentista durante la visita y su consideración hacia él alimentan con el tiempo su decisión a vencer el miedo. La decisión de darle un premio corresponde a cada padre, aunque estaría bien no usarlo únicamente como “chantaje”, pues esto puede crear en el niño una reacción de desconfianza y resistencia. 


Los talleres del COEM 

El Colegio de Odontólogos de Madrid (COEM) ofrece de forma gratuita talleres para ayudar a los niños a superar el miedo al dentista. Si estás interesado escribe a informacion@coem.org.es o llama al 91 561 29 05. 

El taller de Drakulín tiene como propósito responder las inquietudes de los niños. La figura de Drakulín, que con su maleta especial viaja en el mundo de los dientes y tiene sus mismas vivencias en cuanto a preguntas y miedo, crea un puente de confianza entre los niños y el dentista amigo. A través de juegos y dinámicas en las que ellos mismos se convierten en dientes y en dentistas, se construye una base de entendimiento y cercanía que ayuda al niño a vencer su miedo con una actitud distinta. 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS