Crecimiento

Tu hijo crece más en el colegio que en las vacaciones

Un nuevo estudio llevado a cabo en Estados Unidos concluye que los niños crecen más a lo largo del curso escolar y que durante el período de vacaciones.

Hace tiempo que, en los países occidentales, se sabe que los niños tienen una mayor probabilidad de sufrir sobrepeso durante el verano. La falta de actividad física es uno de los principales motivos de este cambio. Ahora, los investigadores han conseguido demostrar que los niños crecen más rápido durante el curso escolar que durante el verano, según publican en la revista "Frontiers in Physiology".

Tu hijo crece más en el colegio que de vacaciones
Fuente: iStock

El Índice de Masa Corporal, es decir, la relación entre el peso corporal en kg y la altura en metros al cuadrado, ha sido la clave para descifrar los resultados. Han llegado a la conclusión de que un crecimiento vertical más rápido durante el curso conduce a un aumento del IMC durante los veranos.

El estudio que nos ocupa hoy se encargó de reinterpretar los datos de otro estudio de 2013 realizado por los mismos científicos. En él, los investigadores siguieron a unos 3.500 niños de los jardines de infancia del Distrito Escolar Independiente de Fort Bend, cerca de la ciudad tejana de Sugar Land.

La doctora Jennette P. Moreno, profesora asistente del Centro de Investigación de Nutrición Infantil del USDA/ARS, del Colegio de Medicina Baylor se encargó del estudio en 2013, y en el comunicado emitido este año declaraba lo siguiente: "La tasa de aumento de peso de los niños fue más consistente que su tasa de aumento de altura a lo largo del año, excepto entre los niños que empezaron a pasar a un estado de peso poco saludable en el verano después de terminar el segundo grado".

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores hicieron un seguimiento de estos 3.500 niños. Al comenzar con la investigación, los pequeños rondaban la edad de 5 o 6 años y cuando finalizó, habían pasado 5 años más (los pequeños tenían 10 u 11 años). Durante el periodo de seguimiento, las enfermeras midieron la altura y el peso de cada uno de los niño dos veces al año: a mediados de Septiembre y a mediados de Abril.

En el estudio, también se tuvo en cuenta diferentes factores como la escuela en la que estudian, la edad de los pequeños (en meses), el género, y la raza o etnia como variables para ver si existía algún tipo de relación entre ellas y el IMC.

¿Por qué los niños los niños crecen más en el curso que en vacaciones?

Los resultados del estudio hicieron que los autores dividieran a los niños en cinco "grupos de trayectoria de IMC". El 52,5% como "peso saludable persistente", el 22,6% fue clasificado en el grupo de " obesidad o sobrepeso", el 8,5% como "sobrepeso u obesidad de inicio tardío", el 8,2% como "sobrepeso u obesidad de inicio temprano" y el restante 8,2% como "peso que se convierte en saludable".

Por su parte, el crecimiento vertical fue estacional. Como decíamos al principio, esto quiere decir que la altura de los niños aumentó más rápidamente durante el año escolar que en las vacaciones de verano. Sin embargo, la tasa de aumento de peso no difería entre estaciones. 

Consejos para combatir la obesidad

Hemos pasado de ser una sociedad que vivía en la calle, a estar constantemente enganchados a una pantalla. Móviles y tablets desde edades muy tempranas, televisiones en las habitaciones de los niños, ocio sedentario... La obesidad infantil tiene múltiples causas y para ayudarte a combatirla junto a tus hijos, la Asociación Española de Pediatría (AEP) nos da los siguientes cinco puntos a seguir:

  • Una dieta de un carácter variado, saludable y en las cantidades adecuadas para la edad en la que se encuentre cada niño. Lo importante es que el niño tenga una dieta variada, en cantidad suficiente y en un entorno agradable
  • Acostumbrarse a no picar entre horas.
  • Beber solo agua. Se debe evitar, en la medida de lo posible, la ingesta de bebidas azucaradas. Esto incluye los zumos (sean o no naturales, es mucho mejor que los pequeños coman fruta) y, por supuesto, las bebidas clasificadas como energéticas.
  • Evitar las chuches, la bollería industrial y, en general, todos los alimentos precocinados y ultraprocesados.

Para la AEP, el punto clave es la actividad física. Los pequeños de la casa deben realizar, al menos, 60 minutos de actividad física al día, ya sean seguidos o distribuidos en distintas sesiones. 

También te puede interesar:

Continúa leyendo